Duende poseído deambula en Mérida

hace 2 meses
Duende poseído deambula en Mérida

Jorge Moreno/De Peso
MÉRIDA, Yucatán.- Hace aproximadamente tres años publiqué en esta sección la historia de un “duende poseído” que se encontraba en una casa particular de un poblado de Campeche y que en su momento causó miedo y curiosidad a la gente no sólo de ese sitio, sino de otros municipios del vecino estado.

Pues bien, recientemente me enteré que dicho duende ahora está en Mérida, en la casa de un arquitecto que, al parecer, compró este objeto con el fin de que cuide su casa.

Me enteré de ese caso hace ya varios años, era un “duende” que al parecer se movía por las noches y estaba causando mucho temor y curiosidad entre las personas que se habían enterado de ese caso, en la población de El Cayal, Campeche, por lo que viajé con mi equipo hasta este sitio para obtener información de primera mano y checar qué tan real era el caso.

El Cayal se ubica a casi una hora de la ciudad de Campeche, es una pequeña comunidad de 500 habitantes, y el domicilio en donde se está dando esta situación paranormal se localiza al final del pueblo, es prácticamente la última casa, sobre la carretera.

La llegada

Al llegar a la vivienda, pudimos ver desde la parte de afuera el altar que ya le han construido a Balbino –el nombre de ese duende-, donde tiene, entre otras cosas, licor, cigarros y comida, ofrendas que les ha sugerido una Hmen que pongan para mantenerlo contento.

Manuel Chan Dzul, hijo de Pastora Dzul Uc y Leandro Chan, dueños de la casa, en entrevista exclusiva, nos contó que hasta la fecha, todos los días acuden personas de diversos lugares a ver al duende, ya sea por curiosidad, o bien, para pedirle algún favor.
Pero para conocer todo detalle sobre este caso, habló en primera instancia sobre cómo y dónde obtuvieron este duende:

“Un ingeniero en una ocasión regaló juguetes, pero ese duende nadie lo quería porque estaba feo y lo tiraron a un basurero; entonces, mi papá lo vio y me preguntó si quería que lo trajera a la casa, yo le dije que sí, le preguntamos a mi mamá y ella dijo lo mismo; era como un juguete para nosotros; de hecho, al principio lo dejábamos en la calle, junto a la carretera, y como el duende está diciendo adiós, mucha gente que pasaba se espantaba”.

Aclaración

La explicación que nos da Manuel es tan sencilla como insólita: “Vino una curandera y nos dijo que como aquí de por sí es tierra de aluxes, el espíritu de un alux entró en el cuerpo del duende, y por eso en las noches baja; de pronto, escuchamos que están como rasguñando la lámina y es él, que está cuidando la casa; diario escuchamos este ruido.

“Antes estaba amarrado, pero la señora nos dijo que lo estábamos lastimando y que estaba sangrando, y ella nos sugirió que le pongamos una mesa o altar para que esté tranquilo; nadie sabe el origen de este duende, pues no tiene una marca ni sabemos de dónde vino.

“Antes permanecía amarrado porque correteaba a los perros y hacía varias cosas que los espantaba al igual que a algunas personas de por aquí que se asustaban al verlo cobrar vida.

“Una vez, cuando salí en el patio por la noche lo vi sentado en una silla, a la medianoche, y cuando me vio, corrió y se guardó. Yo no me asusté porque ya estoy acostumbrado; de hecho, donde trabajo de velador se murió un ingeniero y no me asusta lo que ahí pasa.

“La curandera nos sugirió que le dejemos el trago y cigarro. Mi papá dice que el Troll se quede aquí porque según la señora el duende va a decidir cuándo se quiera ir, es decir, el alux saldrá del cuerpo del duende y se irá, y a partir de ese momento el duende se dejará de mover”.

Cabe mencionar que los pobladores y los testigos que lo han visto en movimiento, aseguran verlo más grande, y esto se debe a que cuando cobra vida llega a crecer a más del triple de su tamaño (mide aproximadamente 20 centímetros de altura).

Grave error

Un señor que no creía en esto, lo insultó y lo tocó, pero esa misma noche ya tenía calentura, estaba grave y se estaba muriendo, a pesar de que le daban medicinas no quedaba bien, fue con un curandero y éste le dijo que estaba así porque insultó al duende y que tenía que llevarle comida para curarse.

También está el caso de una niña de Ticimul que le empezó a decir al duende que estaba feo y narizón, y lo tocó, y a la medianoche empezó a darle comezón en su oreja y nariz, y le empezaron a crecer, enseguida su mamá la llevó con un yerbatero, quien le dijo que esto le estaba pasando por haberlo ofendido, por eso nadie debe insultar al duende porque se puede desquitar.

Por el contrario, hay personas que incluso le piden favores para que se curen y se han cumplido, como un señor de la población de Quetzal, quien tenía piedras en los riñones y le pidió que lo curara, le dejó en ofrenda tres cigarros y al día siguiente pasó las piedras y quedó bien.

Columna Suena la campana de Juan Carlos Gutiérrez
Suena la campana

Más de 600 melones prestará el Issste
Más de 600 melones prestará el Issste

Cerrar