El fantasma de su padre la salvó de un violador en Chetumal, ellos están seguros que su padre siempre los ha cuidado.

Redacción / De Peso
CHETUMAL.-  Dicen que las almas de nuestros seres queridos nos cuidan desde el más allá y este es el caso de Pamela.

Pamela tenía 13 años cuando su papá murió en un extraño accidente, durante una misión militar, ella y sus dos hermanos quedaron a cargo de su madre.

Como familia, tenían la costumbre de preparar un altar para su padre junto a la virgen de Guadalupe, en el mes de noviembre, en honor al Día de Muertos.

Una noche ya con la ofrenda puesta, se fueron a dormir y justo a la media noche, tocaron la puerta de su vivienda, ubicada frente a la avenida Rojo Gómez; los hermanos se despertaron asustados y al mirar por la ventana, no había nadie.

Pensaron que podría ser algún borracho que pasaba por ahí y se confundió de vivienda, por lo que decidieron irse a dormir de nuevo, apenas entraron a sus cuartos los golpes en la puerta volvieron a escucharse.

Esta vez el hermano mayor de Pamela abrió la puerta de un jalón y vio que no había nadie, al día siguiente, un poco desconcertados, siguieron con sus labores, sin embargo al llegar la noche mientras se encontraban platicando en el cuarto de su mamá, escucharon fuertes pisadas, parecían ser una botas, pero decidieron que no hablar del tema para no sugestionarse por lo sucedido a noche anterior.

Pamela se fue a su habitación que estaba pegada a la cocina y a la puerta del patio de servicio, sus hermanos dormían en el cuarto de enfrente y su madre a un lado de estos, esa noche un hombre se había metido a la casa sigilosamente por la parte de atrás y esperó a que todos estuvieran dormidos para poder entrar al cuarto de Pamela.

El hombre abrió lentamente la puerta, vio a Pamela dormida y se preparaba para hacer de las suyas (Presuntamente abusar sexualmente de Pamela), sin embargo sus hermanos se levantaron de inmediato al escuchar los gritos de horror de un hombre, al salir vieron a su hermana en la esquina de la cama, mientras que el hombre se encontraba cerca del clóset, orinado y con rostro aterrorizado.

Inmediatamente hablaron a la policía, lo raro es que el presunto abusador no intentó huir, nisiquiera se movía, cuando los elementos llegaron el hombre reaccionó y gritó que nunca más regresaría a esa casa.

La familia le preguntó a la policía qué les había dicho el sujeto, y los oficiales les contaron que cuando el sujeto se acercó a su hermana, un hombre en la esquina del cuarto vestido de militar con botas y una boina salió, y con una voz de ultratumba le gritó ” ¡aléjate de mi hija! y lárgate de aquí o me llevaré tu alma conmigo”.

Ellos están seguros que su padre siempre los ha cuidado y esa noche él salvó a su hermana de ese maleante.

DEJA UN COMENTARIO

¡Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí