Mérida: durante cremación de monja, trabajadores escucharon voces y “rezos”

InicioQuintana RooMérida: durante cremación de monja, trabajadores escucharon voces y "rezos"

Por Jorge Moreno
Hoy les presentamos un interesante testimonio que me mandaron vía redes sociales, por una persona de Mérida que trabaja en un crematorio y que por cuestiones de confidencialidad pidió que omitiéramos su nombre y el de la empresa:

“Hola, amigos, les quiero presentar un caso real que viví en carne propia; es algo impactante y quizás algunos no lo crean del todo, pero estoy seguro que el día que tengan una experiencia así van a recordar lo que les digo.

“Trabajo desde hace unos años en el crematorio de una funeraria, y desde que llegó la pandemia nuestro trabajo se ha multiplicado, pues los cuerpos de los que fallecen de Covid-19 tienen que ser incinerados.

“Desde el principio me enseñaron que cuando un cuerpo entra a incineración, de pronto se pueden escuchar ruidos y golpes dentro del crematorio, pero esto tiene su lógica, pues se debe a que cuando el cuerpo llega a altas temperaturas, los reflejos se activa aunque esté inerte y esto hace que suene como si se aporreara. Quien no sepa de esto, pensaría que la persona está viva y despertó en ese momento.

“Pues bien, lo que quiero contar es que hace unos meses trajeron a incinerar a un cuerpo; la persona no falleció por Covid y desde el momento en que lo dejaron en el cuarto para prepararlo, un compañero y yo escuchamos voces, como si dos personas, mujeres, estuvieran hablando en voz baja; obviamente no había nadie ahí, pero entramos y corroboramos esto.

“Si sólo yo lo hubiera escuchado a lo mejor se pensaría que lo aluciné, pero él también se dio cuenta de esto; salimos y a los pocos minutos de nuevo empezamos a escuchar esas voces; sonaba como si estuvieran rezando dos mujeres; bueno, al menos eso creímos.

“Nuevamente, entramos y es curioso porque ambos pusimos cara de indiferencia, ninguno de nosotros quería reflejar el miedo o nerviosismo que tenía en esos momentos, pero al entrar, nada. No había ninguna explicación lógica, no tenemos un radio ni bocinas, ni mucho menos una ventana desde la cual pudieran filtrarse esas voces.

Más fuerte

“No habían pasado ni diez minutos y por cuarta ocasión lo escuchamos, ahora más fuerte, al grado que identificamos de manera clara lo que decía esa voz: era el rezo del “Ave María”, y otra voz le respondía.

Mi compañero sólo me miró, se persignó, cerró los ojos un momento y siguió con sus pendientes. “A la hora de incinerar el cuerpo no queríamos estar ahí, teníamos la sensación de que algo iba a pasar, y en efecto, escuchamos los ruidos característicos y, adicional a esto, tres series de cuatro golpes leves al metal del crematorio, pero en armonía, similares. Nos quedamos helados e instantes después escuchamos claramente la palabra ‘amén’, de la misma voz femenina.

“Por si esto fuera poco, al rato, cuando salimos a ver unos pendientes y estaban los familiares ahí, escuchamos que la mujer que habíamos cremado era una monja, lo que podría dar explicación a las oraciones que de pronto escuchamos momentos antes de cremarla. La verdad que ésta es una de las cosas más sorprendentes que nos ha tocado en este trabajo, tampoco es que yo quiera renunciar por ello, pero por eso respeto mucho todos estos temas y cuando alguien dice que vio un fantasma, lo creo”, finalizó.

Hoy, amuleto gratis

Por otra parte, le recordamos que hoy domingo abrimos la tienda de amuletos, ubicada en el interior del Museo Paranormal en Mérida, y obsequiaremos la “herradura de la suerte” en la compra del “dólar ritualizado”; además, tendremos a mitad de precio la “bolsita de dinero” y te haremos válida cualquier promoción antigua en donde hayas mandado mensaje, pero no pudiste venir a buscar.

Llame o mande mensaje para cualquier duda al (999) 4971802 y venga por su promoción en horario de 11 de la mañana a 6 de la tarde.

(Fotos: José Acosta y unsplash)

- Publicidad -

LO MÁS LEÍDO