Carmelo Juárez tuvo la mala suerte de pasar por donde un taxista drogado y ebrio se agarraba a navajazos con otros ‘caones’ en el fraccionamiento La Selva, donde le tocó una estocada que no era para él.
Carmelo Juárez tuvo la mala suerte de pasar por donde un taxista drogado y ebrio se agarraba a navajazos con otros ‘caones’ en el fraccionamiento La Selva, donde le tocó una estocada que no era para él.

Luis Hernández / De Peso

CANCÚN, Q. Roo.- Un don conocido como ‘El Tío’ se puso de pechito y le ensartaron una puñalada cuando pasaba junto a un ruletero, el cual se encontraba en completo estado de putrefacción etílica y ‘enchamucado’ con un coctel de ‘porquerillas’, y se agarraba del chongo con otros vatos en la supermanzana 226.

Con una herida en el pecho de más de cinco centímetros muy cerca del corazón, terminó Carmelo Juárez Romero, de 44 años, más conocido por el fraccionamiento La Selva como ‘El Tío’, quien se encontraba tomando unas chelas con sus cuadernos de doble raya, pero al acabarse las ‘kawasakis’ le tocó la mala suerte de ir por otra tanda.

Al caminar sobre la calle 84 se topó en el cruce con la 107 con un sujeto -azote de esos rumbos- de oficio taxista que andaba bien ‘pacheco’ y ‘briagoberto’ agarrándose a ‘utazos’ con otros ‘caones’ y al estar lanzando puñaladas a diestra y siniestra una le tocó al tío Carmelo que pasaba por ahí, para posteriormente huir y meterse a su jacal, donde se escondió como niña regañada y no ser detenido.

Vecinos de la zona al ver herido a don Carmelo de volada chismearon al 911 para solicitar una ‘chillona’, cuyos paramédicos al llegar y verle la enorme herida, de donde salía harto y espeso mole rojo, ni tardos ni perezosos lo subieron a la camilla de las desgracias para trasladarlo al Hospital General, donde ya lo esperaban los galenos con aguja capotera e hilo para suturarle su ‘yayá’.

DEJA UN COMENTARIO

¡Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí