Los vecinos de la 95 que se encontraban en la panadería frente a la cual fue la ejecución, cambiaron el pan dulce por un bolillo para el susto.
Los vecinos de la 95 que se encontraban en la panadería frente a la cual fue la ejecución, cambiaron el pan dulce por un bolillo para el susto.

Rubén Cruz / De Peso

CANCÚN, Q. Roo.- Una decena de plomazos le metieron a un paisano sobre la calle 14 de la región 95, donde fue perseguido varios metros por hombres que se desplazaban a bordo de una camioneta en color blanco quienes le destrozaron el cráneo con plomo.

Eran las 4:30 de la tarde, cuando de nueva cuenta y por enésima ocasión las nenas del 911, escucharon que un hombre había sido ejecutado a balazos en la manzana 60 de la región 95, por lo era necesario que llegaran las autoridades para colocar la cinta amarilla.

De inmediato pero rogándole a Dios no encontrarse con los asesinos, ‘cuicos’ municipales arribaron al sitio donde efectivamente encontraron a un hombre que vestía ropa y zapatos deportivos tirado a mitad de la calle, el cual tenía la cabeza destrozada por los balazos que le metieron.

Nomás por puro protocolo paramédicos de Life Support, llegaron al sitio para confirmar lo que ya todos sabían; que el paisano se encontraba más frio que la entre pierna de un pingüino, pero como ya las sábanas desechables se agotaron por tanto difunto, el cuerpo quedó bajo los incesantes rayos del sol.

Posteriormente los ‘levantamuertos’ del Semefo llegaron a la escena del crimen para comenzar hacer su sesión de fotos, marcando como indicios una decena de casquillos percutidos que quedaron esparcidos en tramo de cincuenta metros, para finalmente levantar el cadáver y trasladarlo a la morgue.

DEJA UN COMENTARIO

¡Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí