Redacción / De Peso

CANCÚN, Q. Roo.- En una hora sicarios ‘cargaron’ con tres albañiles en dos hechos distintos, primero a un ‘ñor’ que chambeaba en la remodelación de un cantón en la supermanzana 503, y luego otros dos fueron enviados al más allá en una obra en construcción de un fraccionamiento ubicado sobre Arco Vial con avenida Lak’in.

Solitario matón llegó hasta la calle Chumpón con avenida Luciérnaga para interceptar a Alfredo Ciau Tah frente a la manzana 9, lugar donde le disparó un tiro en la espalda que le salió muy cerca del mentón, lo cual ocasionó su muerte de manera instantánea.

El asesinato fue a eso de las 8:00 de la mañana, cuando el encargado de la obra cotorreaba con sus chalanes explicándoles lo que debían hacer; en eso Alfredo comentó que tenía que irse de manera urgente y no podría quedarse a chambear, por lo que su patrón le dijo que estaba bien.

Sin embargo, cuando caminaba hacia su Nissan Tsuru verde, un tipo se le acercó para aventarle una ración de plomo, cuando su jefe volteó a ver qué ‘pedros’, ya nomás vio cómo Alfre caía al piso sobre un montón de grava.

‘Curitos’ de la Cruz Roja asomaron las narices al sitio, pero solo para confirmar que Ciau Tah ya había estirado la pata, por lo que todo quedó en manos de los peritos forenses y agentes ministeriales, quienes se hicieron cargo de levantar el cuerpo.

Una hora más tarde, en la supermanzana 249, sobre la calle Isla Contoy, se reportaron al menos 11 balazos contra dos albañiles que correteaban la chuleta en la construcción de un fraccionamiento del rumbo.

Sin embargo, el hecho fue reportado hasta por ahí de las 9:45 de la mañana, cuando los cuates de las víctimas notaron que nadie hacía nada para ayudarlos, y supuestamente por indicaciones del jefe de seguridad de la obra, uno de los cuerpos fue arrastrado más de 40 metros hasta aventarlo al monte.

Los ‘maistros de la cuchara grande’ al ver eso decidieron chismearles a las nenas del 911 lo sucedido, pues tres sicarios entraron a la obra para tirarle cinco plomazos a un ñor de unos 45 años, quien vestía playera gris, pantalón de mezclilla, gorra y lentes, mismo que recibió al menos dos impactos en el tórax; su cuerpo fue encontrado tirado boca arriba en un pasillo entre edificios que están a medio construir.

Trascendió que junto al cuerpo se localizaron al menos cinco casquillos, al parecer calibre .45 ó .22, mientras que a unos 45 metros fue encontrado el cadáver de un segundo hombre, el cual no tenía playera, solo vestía pantalón de mezclilla y presentaba balazos en pecho, costado izquierdo y brazo, quien quedó en calidad de desconocido, pues alguien le bolseó sus cosas.

La segunda víctima tenía huellas de arrastre, pues según el chisme el ataque fue dentro de uno de los departamentos en construcción, pero por órdenes del jefe de seguridad el cadáver fue arrastrado para tirarlo al monte, donde supuestamente llegaría la ambulancia para echarle una manita, cosa que no sucedió, pues se reportó todo el asunto 45 minutos después.

Los peritos criminalistas hallaron por lo menos seis casquillos percutidos donde se echaron al segundo alarife, así como varias dosis de droga, que presuntamente querían esconder, pero el entrenado olfato de los ‘poliministeriosos’ pudo más y las encontraron.

DEJA UN COMENTARIO

¡Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí