Por las noches, si observas fijamente, puedes ver el brillo de los ojos de algunos aluxes.

De Peso
CANCÚN
Por Jorge Moreno:

Hoy contaremos un caso que sucedió hace algunos años, en Cancún, y que está relacionado con el tema de los aluxes.

Me enteré de esto desde hace más de una década, y a lo largo de este tiempo no pasa un mes sin que algún quintanarroense e incluso yucatecos me lo comenten, ya que es un caso muy famoso. Nos referimos a la “casa del alux” que se encuentra en la salida hacia Playa del Carmen, en el puente de nombre “Nizuc-Cancún”. La historia es la siguiente:

A principios de los años noventas, el gobierno federal decidió por medio de la Secretaría de Comunicaciones y Transportes (SCT) construir el puente que conduce hacia el Aeropuerto Internacional de Cancún, las obras iniciaron, pero al no pedir permiso a los aluxes, dueños y señores de esas tierras, la construcción nunca se pudo terminar.

La leyenda cuenta que fueron estos seres quienes no permitían la construcción del puente y lo derribaron el primer día de construcción, al llegar la mañana siguiente los albañiles e ingenieros encargados de la obra vieron que estaba derrumbado, por lo que rápidamente dieron aviso a las autoridades para dar con el responsable de este acto criminal, pero nunca dieron con los responsables.

El segundo día de la construcción, hicieron de nuevo las obras, encontrándose con la sorpresa al tercer día que esta construcción se encontraba en el suelo, la pregunta en el aire sería la misma ¿Quién lo pudo haber hecho? ¿De la noche a la mañana y sin maquinaria pesada?, fue entonces cuando decidieron montar guardia para tratar de descubrir a los culpables, ya que en ese entonces no habían en la zona cámaras de seguridad.

Fue así como descubrieron que “pequeños seres” se daban a la tarea de derrumbar la construcción con sus manos y herramientas antiguas, fue grande la sorpresa para los trabajadores, quienes aterrados por el hecho se espantaron, algunos no eran de la península y desconocían por completo la existencia de los aluxes, fue hasta que acudieron con un sacerdote cuando les explicaron que no se trataba de un demonio o un fantasma, sino de estos pequeños seres del mayab, quienes eran los dueños de esos terrenos, y al no hacerles una ofrenda actuaron así.

“Para ellos los terrenos que les encomiendan cuidar son sitios sagrados y se debe realizar una ceremonia maya por parte de un Hmen para que se les pida permiso de levantar una construcción”, les explicó.

Fue en ese momento cuando acudieron por la ayuda de un sacerdote maya, para que el puente de Nizuc-Cancún se pudiera levantar con el permiso de estos seres, sin que se volviera a derrumbar la construcción. Fue así, que se procedió a levantar una pequeña pirámide bajo esta construcción para tener un pacto con los aluxes y los encargados de la construcción del puente, la cual se aprecia a la salida de Cancún hacia Playa del Carmen.

Y desde 1991, cuando fue inaugurado por el entonces presidente de la república Carlos Salinas de Gortari el puente del Aeropuerto en Cancún se mantiene en pie, no hubo ningún incidente ni durante la construcción ni durante el tiempo de uso que lleva hasta la fecha; de hecho se cuenta que por las noches si observas fijamente puedes ver el brillo de los ojos de al menos dos de esos aluxes.

DEJA UN COMENTARIO

¡Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí