‘Jinete’ recibió golpe de lujo

hace 4 días
Un motociclista se impactó contra un ‘carítsimo’ BMW, por lo que el ‘charrito’ acabó con dolor en sus ‘carnitas’.

Un motociclista se impactó contra un ‘carítsimo’ BMW, por lo que el ‘charrito’ acabó con dolor en sus ‘carnitas’.

Redacción / De Peso

CHETUMAL, Q. Roo.- Un ‘jinete’ terminó ‘madrificado’ luego de estrellarse de frente con su ‘potro’ motorizado contra una nave perrona, cuyo conductor ignoró su alto total.

Los hechos ocurrieron cerca de las 10:30 de la mañana de ayer, cuando Jaime Zárate, de 31 años, galopaba tranquilamente su ‘corcel de acero’ Bajaj deportiva negra, matrícula RGC-6-Y de norte a sur sobre la avenida Belice, con preferencia.

De oriente a poniente, por la avenida San Salvador transitaba un BMW 325i negro, placas YWJ-870-A, guiado por Alfredo J. González, de 36 años, quien ignoró su alto con disco fijo en la intersección con Belice.

Por su falta de precaución, invadió la vía por donde pasaba Jaime, quien no alcanzó a meter el freno y se embarró de frente contra el costado derecho del automóvil, luego estrelló sus ‘carnitas’ contra el panorámico hasta acabar inmóvil en el camellón central.

De volada fue auxiliado por varios chismosos quienes pensaron que ya había ‘chupado faros’ por el fuerte ‘utazo’, pero al acercarse y notar que aún respiraba, llamaron rápidamente al número de emergencias 911.

Al lugar llegaron paramédicos de la Cruz Roja, quienes de volada lo treparon a la tablita de la vida, y con el apoyo de media decena de hombres subieron a Jaime a la camilla para trasladarlo en la ambulancia a una clínica particular para que fuera escaneado de pies a cabeza y determinaran los médicos el tipo de lesiones que sufrió y si necesitaba hospitalización.

Peritos de Tránsito se hicieron cargo de los hechos y determinaron que Alfredo, el conductor del ‘cariñoso’ auto, actuó de manera imprudente al ignorar el alto e invadir el carril de preferencia por donde transitaba el corcel de metal, por lo que tuvo que hacerse cargo de pagar los daños de las unidades y los gastos médicos para evitar el ‘botellón’, además tuvo que soltar una lana por la infracción que le aplicaron para que aprenda a respetar los señalamientos de Tránsito.