La nave de lux acabó dada en la torre, tras treparse el guiador a una escarpa y derribar una malla ciclónica. En la avenida De los Insurgentes.

Redacción / De Peso

CHETUMAL, Q. Roo.- Un ‘borrachazo’ se registró la madrugada de ayer, cuando una nave negra, como el alma de su ‘briagoberto’ chafirete, circulaba hecho la ‘malle’ sobre la avenida De los Insurgentes, lo cual ocasionó que perdiera el control de la nave, se llevara de corbata una malla ciclónica y terminara en la maleza.

El ‘despapaye’ sucedió alrededor de las 3:00 de la madrugada de ayer, cuando el conductor de un Mitsubishi Eclipse negro transitaba tendido como bandido y como si fuera a cobrar herencia de oriente a poniente sobre la importante arteria de esta ‘capirucha’.

A la altura del motel My House, el ‘pedernal’ chofer, que venía de parranda con el dios Baco, perdió el control de su nave debido al exceso de velocidad con que iba, se fue pegando hacia su derecha hasta que se subió a la banqueta, se siguió de largo y ¡mole doña María!, derribó una malla ciclónica.

Pero la loca carrera no terminó ahí, ya que el auto derrapó un buen hasta terminar atascado en la maleza. Para su fortuna, el borrachín no se lesionó y tampoco ‘madrificó’ a otras personas, por lo que todo quedó en daños materiales.

Al lugar arribaron elementos de ‘trancholandia’ de la Estatal, quienes se hicieron cargo del ‘pex’ y se llevaron la navecita al corralón, donde será puesta a disposición de las autoridades correspondientes debido al ‘despiporre’ ocasionado por el ‘chupirul’.

DEJA UN COMENTARIO

¡Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí