Hizo esto para prevenir que su esposo saliera a alcoholizarse como acostumbraba.

Agencias/De Peso

Para grandes males, grandes remedios, y es que una doñita tabasqueña harta del vicio de su marido se le ocurrió amarrarlo a la hamaca para que no salga a tomar sus “chelas”.

Las medidas para prevenir que su esposo saliera a alcoholizarse como acostumbraba cada que regresaba de trabajar surtieron efecto con el último recurso: amarrarlo mientras dormía la siesta.

Los hechos ocurrieron en Huimanguillo, en Tabasco, donde una mujer de la tercera edad aprovechó que su esposo decidió tomar un descanso en la hamaca de la casa, corrió por una cuerda, y comenzó a enredar sus brazos y piernas.

De acuerdo a la publicación de “Voces de Paraíso”, medio local en Tabasco, el hombre estaba acostumbrado a salir a beber con sus amigos todos los fines de semanas hasta embriagarse y perder la razón.

Su esposa harta de esta situación, la obligó a tomar medidas drásticas.

No se informó qué hizo el marido cuando despertó y vio la situación en la que estaba metido.

 

Con información de De Peso Yucatán

DEJA UN COMENTARIO

¡Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí