Ecuador tiñe rosas que duran hasta dos años, debido a un proceso de decoloración, y extracción de fluidos naturales, que permite que la flor absorba nuevos colores, se horneen y pasen por control de calidad.
Ecuador tiñe rosas que duran hasta dos años, debido a un proceso de decoloración, y extracción de fluidos naturales, que permite que la flor absorba nuevos colores, se horneen y pasen por control de calidad.

Agencias / De Peso

TABACUNDO, Ecuador.- En una pequeña bodega al norte de Ecuador, un conjunto de manos diestras confecciona rosas a la medida. Sus colores pueden ser tan diversos como los del arco iris y su aroma tan particular como para seducir a una nariz exigente.

Cada pétalo y tallo de estas flores responde a los deseos de clientes cuyos pedidos se multiplican entre enero y febrero debido al Día de San Valentín.

Desde Qatar, por ejemplo, es común que se soliciten rosas con los tonos de la bandera de aquel país, por lo que hombres y mujeres expertos en manipularlas parecieran hacer magia para teñir pétalos bicolores: granate de un lado y blanco del otro.

El deseo de comprar una flor que pueda sobrevivir a un florero durante un tiempo razonable ha llevado a otros ecuatorianos a explorar ese mercado. En el país este negocio inició hace unos diez años y hoy hay alrededor de una docena de empresas que se dedican a procesar flores. En conjunto, éstas reportaron alrededor de 15 millones de dólares en 2016 de acuerdo con cifras de ProEcuador, organismo que promociona las exportaciones nacionales.

El año pasado, Ecuador vendió 14 mil 300 toneladas de rosas en San Valentín y para este año se espera que la cifra esté cerca de las 15 mil. En total, anualmente este país exporta 140 mil toneladas de estas flores y sus principales mercados son Estados Unidos, Europa y Rusia, pero en los últimos años está creciendo China.

DEJA UN COMENTARIO

¡Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí