Inicio Alerta Roja Llevaban 71 años de casados y murieron el mismo día

Llevaban 71 años de casados y murieron el mismo día

Murieron con 12 horas de diferencia el mismo día.

Agencias / De Peso
ESTADOS UNIDOS.- Como película de romance unos viejitos de 71 años de casados murieron el mismo día en en Augusta, Georgia (Estados Unidos).

De acuerdo con Excelsior, un hombre de 94 años y su esposa de 88 fallecieron el pasado viernes con tan sólo 12 horas de diferencia. La pareja llevaba 71 años de casados. 

De acuerdo con información de WRDW, los esposos se conocieron en 1947 cuando o Marilyn Francis Kilpatrick, por entonces una adolescente de 16, trabajaba en una cafetería propiedad de la familia de Herbert Delaigle, su futuro marido, quien en ese momento contaba con 22 años.

No paraba de mirarla mientras entraba y salía todo el tiempo”, hasta que “finalmente junté coraje para preguntarle si saldría conmigo en algún momento”, recordaba el hombre el año pasado, entrevistado con motivo del 70.º aniversario de su boda.

En su primera cita, fueron a ver una película al cine y un año más tarde el novio le pidió la mano a su enamorada.

Le pregunté si estaba dispuesta a ser mi esposa y me contestó ‘por supuesto'”, detalló.

Herbert falleció a las 2:20 de la madrugada., mientras que la muerte de Marilyn Francis se registró a las 2:20 de la tarde. Los casos como este son conocidos como el síndrome del corazón roto, explica el doctor Matthew Lorber, psiquiatra del hospital Lenox Hill de Nueva York.

Es cuando alguien recibe noticias chocantes y como consecuencia se produce una liberación masiva de hormonas de estrés al torrente sanguíneo, de modo que el corazón es bombardeado con esas hormonas y resulta abruptamente debilitado, con un efecto que puede asemejarse a un ataque cardíaco, explicó.

 

- Advertisement -

DEJA UN COMENTARIO

¡Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

- Publicidad -

LO MÁS LEÍDO

Le echan guante a rumano exorsionador de empresarios en Cancún

La banda de la que forma parte “Carabulea” tenía su centro de operaciones en Cancún, donde se daban vida de lujo producto de sus extorsiones, hacían gala de excentricidades.