Caín y Abel se quedaron cortos

hace 2 meses
Golpes

Un par de hermanos se agarraron a golpes debido a que traían el valor en la caguama y se lo bebieron toda; pero el hermano menor, Efrén Alejandro Juárez, fue el que se ganó su alcancía cuando su ‘brother’ le asestó tremendo fregadazo que lo mandó al hospital.

Enrique Castro / De Peso

CANCÚN, Q. Roo.- Con una rajada en la frente y harto ‘mole’ rojo quedó un paisano ayer a las 5:10 de la tarde, cuando su carnal se lo surtió, luego de que el demonio los tentó cuando tomaban sus ‘kawasakis’ en un domicilio ubicado en la calle 14 de la colonia Los Girasoles, a unos 10 metros de la avenida Gastón Alegre rumbo a Rancho Viejo.

Como Caín y Abel, dos hijos de la misma madre se agarraron a ‘utazos’ al calor de las caguamas nomás porque al parecer uno salió más guapo. Efrén Alejandro Juárez, de 29 años, se llevó la peor parte pues al ser el más ‘chirris’ su ‘brother’ lo superó en peso y le acomodó su garrotazo.

Vecinos de dicha colonia de volada llamaron a los ‘pitufos’ al ver que los carnalitos se estaban rompiendo toda su ‘mandarina’ en gajos. A la llegada de los uniformados los separaron y a los ‘curitos’ les solicitaron atención para Efrén, que enseguida fue ‘momificado’ de la chola y trasladado al Hospital General para su remendada de mollera.

Por otra parte, el hermano agresor fue llevado al ‘Torito Inn’, donde pasaría la noche en una ‘suite’ de cinco estrellas, a menos que su hermanito le otorgue el perdón por haberlo agarrado de piñata sin cantarle “dale dale”.

Detenidos
Escandalazo en el hotel

Preparados
Listos pa’ lo que venga

Cerrar