Estalla la violencia electoral

hace 4 semanas
Estalla la violencia electoral

Se pusieron gruesas las cosas en Tecoh, un municipio que siempre se ha caracterizado por ser muy tranquilo. Pero la política se calentó de más y ayer un festín de pedradas, un militante priista perdió el ojo derecho.

Excelsior/De Peso
TECOH, Yucatán.- A una semana de los comicios, la violencia electoral se desató en la madrugada de ayer en el municipio de Tecoh, en el centro del estado, con un enfrentamiento a pedradas entre panistas y priístas que dejó un saldo de cuando menos tres lesionados, de los cuales uno de ellos perdió un ojo, además de que un vehículo resultó dañado con piedras y palos.

Elementos de la Secretaria de Seguridad Pública llegaron al lugar, pero no hubo detenidos ya que los rijosos se dieron a la fuga refugiándose en los predios de la zona.

En Tecoh compiten por la presidencia municipal dos candidatos: el priista Carlos Carvajal y el panista Felipe May.

La Fiscalía General del Estado informó que abrió una carpeta de investigación por el delito de lesiones y confirmó que la SSP no puso a ninguna persona a disposición del Ministerio Público, debido a que no hubo flagrancia.

De acuerdo con los datos recabados, desde el principio de la semana se escuchaban rumores en esa población sobre que habría enfrentamientos entre simpatizantes del PRI y de Acción Nacional, por lo que incluso las autoridades locales solicitaron más presencia de la Policía Estatal.

En la tarde-noche del viernes se rumoró de que la sede del PRI municipal sería atacado por los panistas, de modo que un significativo número de simpatizantes del Revolucionario Institucional, incluyendo mujeres, fueron a “resguardar” el local.

Ya en la madrugada de ayer y como no hubo el ataque a la sede del PRI municipal, los simpatizantes comenzaron a retirarse en grupos, principalmente para custodiar a las mujeres y que éstas llegaran bien a sus domicilios.

Estalla la violencia electoral

Un militante priista perdió el ojo derecho.

Cuando uno de los grupos de priístas transitaba sobre la calle 28 entre 30 y 33, cerca de la casa de campaña del candidato del PAN a la Presidencial Municipal, fueron emboscados y atacados con piedras por simpatizantes del partido blanquiazul.

Los proyectiles dañaron el panorámico de la camioneta en la que estaban los priístas, quienes descendieron del vehículo para repeler la agresión, aunque era atacados desde los predios a ambos lados de esa calle.

Las piedras alcanzaron al conductor Gustavo Achach y al copiloto José Abundio Ucán Tamayo. El primero recibió un proyectil que le abrió la cabeza, en tanto el segundo fue impactado en diferentes partes del cuerpo, pero una roca hizo blanco en el ojo derecho.

Del bando de los panistas estaba Carlos Humberto Ucán Tamayo, quien al darse cuenta de que su hermano José Abundio estaba gravemente lesionado, intervino en defensa de su consanguíneo y fue blanco de pedradas, por lo que resultó con la cabeza descalabrada.

Las señoras que iban a bordo de la camioneta entraron en crisis nerviosa y fueron rescatadas por otros priistas que en ese momento fueron avisados de los hechos. Fueron atenidas por los servicios de emergencias y escoltadas hasta sus casas.

Testigos del zafarrancho avisaron al 911 sobre lo que sucedía, de modo que en minutos llegaron camionetas antimotines de la Secretaría de Seguridad Pública, pero los agresores huyeron refugiándose en los predios cercanos.

Según testigos, el ataque fue perpetrado por un grupo de adolescentes identificados como de una banda de pandilleros cercano al abanderado panista a la alcaldía de ese municipio.

Entre los agresores señalaron a Víctor “El Panadero”, “El Toro” Montalvo y algunas mujeres que también participaron en el “tiroteo”.

También llegaron ambulancias, cuyos paramédicos aplicaron los primeros auxilios a los tres lesionados para luego llevarlos a la clínica del IMSS de Acanceh, pero José Abundio Ucán Tamayo fue trasladado a la Clínica de Mérida, donde según sus familiares se confirmó que perdió el globo ocular derecho.

En el zafarrancho, la camioneta de un tal “Huicho” fue lapidada.

 

 

 

 

Versión blanquiazul

Carlos Alberto Ucán Tamayo, hermano del que quedó tuerto, también recibió su dotación de madra… trancazos, pero cortesía del bando tricolor.

Por su parte, el panista Carlos Alberto Ucán Tamayo acudió a la Redacción de De Peso para dar su versión de los hechos e informar que el día de las pedradas fue agredido por Jesús Miguel Moguel Aguilar (a) “Huicho”, funcionario del Gobierno del Estado; José Domingo Cabrera (a) “Nalgas” y Limberth Garrido Chi (a) “Cadáver”.

Dijo que alrededor de las 02:30 horas de ayer sábado, salió de su casa y fue a una vivienda ubicada en la calle 30 entre 33 y 35, a fin de encontrarse con uno de sus hijos.

A la altura de la tienda “La Lupita”, le dio alcance una camioneta negra, propiedad de “Huicho”, bajándose “Nalgas” y “Cadáver”, quienes lo agredieron salvajemente a golpes y le arrojaron piedras.

Huyó y lo siguieron, dándole alcance de nueva cuenta, por lo que se tendió en el piso en posición fetal, mientras lo seguían golpeándolo, al tiempo que le decían que no estuviera con el PAN, “porque Tecoh nos pertenece”.

El ataque cesó con la salida de vecinos y personas que pasaron por el lugar.

Carlos Alberto presentó traumatismo de cráneo moderado a severo, con cinco heridas abiertas, motivo por el cual interpuso la denuncia correspondiente.