Por riquezas y fortuna casi vende su alma al diablo, sólo estaba bromeando, pero el diablo no tiene sentido del humor.

Redacción / De Peso
CANCÚN.- Esta es la historia de Karina, una joven que un día decidió abrir la boca de más y jugar con algo que desconocía, esto la llevó a vivir cosas paranormales. Ella vive en Cancún y aunque quiso compartir su experiencia para que ninguna otra persona ‘esté de habladora’, por temor a que la llamen ‘loca’, decidió mantener el anonimato.

Su vida no estaba pasando por su mejor momento, nada le salía bien, estaba enferma, le habían cortado el agua, se había quedado sin trabajo y muchas desgracias más.

Ella en tono burlón dijo al aire mientras estaba con su novio. – ¿Qué tengo que hacer para que me vaya bien, venderle mi alma al diablo? Y enseguida su novio le respondió “no juegues con eso, todo es pasajero y las cosas se acomodarán y te irá mejor”.

Con el paso de los días su salud mejoró, consiguió trabajo, pudo pagar sus deudas y todo salía a pedir de boca.

Una noche ella se despidió de su novio y decidió dormir temprano pues estaba cansada, minutos después se encontraba soñando que estaba afuera del edifico donde vivía y al entrar había cientos de personas en el lugar, personas enfermas en silla de ruedas, con tanques de oxigeno, personas destrozadas que le decían entre lamentos: ¡No lo hagas! es una trampa ¡No lo hagas! te arrepentirás.

Ella siguió caminando hacia su departamento y en la entrada había dos sujetos enormes y rudos que le abrieron la puerta y le dijeron con una voz tenebrosa. – Él te esta esperando con ansias.

Al entrar al departamento un hombre muy elegante y sonriente estaba ahí parado: ¡Hola Karina! dime qué es lo que más deseas en esta vida y lo tendrás, riquezas, fama, salud y más.

Karina con pánico, apenas pudo responder: -Era sólo una broma no quiero hacer ningún trato sólo quiero despertar, enseguida la sonrisa del hombre se deformó y su apariencia demoniaca saltó a la vista, ¿Acaso piensas que yo estoy jugando? Tú me llamaste, ahora estoy aquí y quiero una respuesta, enseguida la mujer despertó gritando.

Pensando que solamente se trató de una pesadilla y que se había sugestionado, siguió con su vida, pero el departamento desde ese día se sentía helado, y con un olor nauseabundo que no se quitaba limpiando, veía sombras y escuchaba voces.

Karina ya no podía dormir y llamó a su novio para durmiera con ella, el pobre hombre se levantó gritando cuando a la media noche con los ojos entre abiertos vio una sombra tenebrosa intentando llevarse a su novia.

Ella despertó por los gritos de Teo y entonces vio la sombra a su lado, salieron corriendo inmediatamente de la casa, fueron a la casa de la madre de Karina y le contaron todo lo que había pasado, la madre regañó severamente a su hija: Satanás tiene oídos en todos lados y nunca debes jugar con a hacer tratos con él.

La madre llamó a un padre para bendecir el departamento y esa noche Karina volvió a soñar que estaba afuera del edificio, pero ahora la gente que estaba en los pasillos era agresiva con ella, le aventaban gusanos, cosas asquerosas; al subir se volvió a encontrar con los dos hombres en la entrada pero uno de ellos llevaba una caja, ella intentó abrir la puerta de su departamento pero no pudo, y el hombre le dijo: “No estas preparada para hacer un trato pero él te esperará hasta que decidas venderle tu alma”, le entregó la caja y enseguida despertó desde entonces ella no ha vuelto soñar con eso y en su casa ya todo es normal.

DEJA UN COMENTARIO

¡Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí