Inicio La Vacilada ¡Uy, qué mello! Jessica y su encuentro con el 'huay peek' en Valladolid

Jessica y su encuentro con el ‘huay peek’ en Valladolid

La experiencia la dejó helada y con miedo contó su historia.

Redacción / De Peso
VALLADOLID.-  Antes de contarles la historia de Jessica, les diré qué es el ‘huay peek‘, legendario ser, famoso en la Península de Yucatán: presuntamente se trata de un brujo que puede convertirse en un perro gigante de color negro con los ojos rojos.

Jessica vivía con su madre y sus hermanos en Valladolid en el Barrio de Santa Lucía, su madre y una amiga de la señora se preparaban para una noche de baile en la ciudad, y dejaron encargados a sus hijos con Samantha, hermana mayor de Jessica.

Durante la noche ellos jugaron, vieron tele y trataron de esperar a sus madres, pero cayeron dormidos por el cansancio, menos Jessica y su hermana.

De pronto, el novio de Samantha comenzó a arrojar piedras a la ventana de la casa, pues sabía que la madre no estaba y quería ir por un tamal de la mano de su novia, al parque de Santa Ana, Samantha no se hizo del rogar y puso a cargo de los niños a Jessica.

Jessica tenía miedo porque si llega su madre y no la encontraba en casa las dos saldrían regañadas, pero terminó por aceptar pidiendo a su hermana que no tardara.

Ya eran cerca de las 2:30 de la madrugada y Samantha no regresaba, había pasado más de una hora de su partida y su madre estaba por llegar, por lo que la encarga de los niños no dejaba de ver por la ventana.

De repente escuchó cadenas arrastrándose por el suelo y pensó que tal vez el perro de la vecina se había soltado, abrió cuidadosamente la ventana mientras seguía escuchando el sonido de las cadenas más cerca, eran las 3:00 de la mañana en punto y tenía una sensación de miedo recorriendo su cuerpo.

Las cadenas se acercaban más y más, hasta que logró ver con la luz del foco de la esquina donde se encontraba un tinaco de agua potable, un perro gigante con cadenas en su cuello que arrastraba mientras la miraba con sus ojos rojos, el miedo la paralizó por completo y en un impulso de sobrevivencia cerró de sobre salto la venta y corrió hacía sus hermanos y los otros niños que le habían encargado, los abrazó y comenzó a rezar.

En ese momento la puerta de la entrada se abrió lentamente y Jessica empezó a llorar, al mirar hacia el lugar se dio cuenta de era su hermana y ella le preguntó que había pasado, sin embargo no terminó de contarle porque llegó su madre.

Al día siguiente Jessica le contó la aterradora historia y aunque ella la consideró loca, acudieron hacía donde vio al ‘huay peek’ y su sorpresa fue ver las marcas de las cadenas que arrastraba el animal, su madre y su hermana se asustaron y decidieron llamar al pastor para que bendijera la casa.

 

- Advertisement -

DEJA UN COMENTARIO

¡Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

- Publicidad -

LO MÁS LEÍDO