Gustavo le preguntó a Geraldine porque no le había dicho cuando vio a Juan del Monte, ella le dijo que pensó que era solo un efecto visual y no quería quedar como loca. (Foto: Captura de pantalla)

Redacción / De Peso
CANCÚN.- Esta es la historia de dos amigos que viajaron a una comunidad campechana llamada ‘Estado de México’ y se toparon con el ente conocido como ‘Juan del Monte’, espíritu protector de la selva.

Cabe destacar que en su mayoría son fuereños los que han tenido comentarios negativos hacia este ente, conocido también como Juan Tull o Juan Conejo, según cada región.

Gustavo y su amiga Geraldine viajaron a esta remota comunidad para revisar unas hectáreas que el padre de Gustavo le había heredado y tenían sembrados arboles frutales para llegar al lugar tuvieron que viajar primero a Escárcega de ahí tomar un camión a Candelaria y posteriormente un taxi a la comunidad Estado de México.

Los amigos pasarían la noche en la casa de una prima de Gustavo que había dejado atrás la comunidad para trabajar en Playa del Carmen, la casa se encontraba cerrada y empolvada por la larga temporada sin habitantes, al llegar Gustavo le dijo a Geraldine que en la noche se escuchaban llantos de una mujer cerca del río pero ella solo comenzó a reír pensando que este trataba de asustarla.

Gustavo tomó la camioneta que su prima había dejado y le dio una pequeña vuelta por el pueblo este no era muy grande por lo menos vivirían 300 personas ahí, lo más destacado de este lugar era que estaba a las orillas del ‘Río Candelaria’ que al tardecer daba un espectáculo magnífico.

Al caer la noche regresaron a la casa que se encontraba rodeada de selva, la noche no dejaba ver nada que el cielo completamente estrellado, a lo lejos dentro del monte Gustavo  vio una luz blanca y  pensó que sería buena idea investigar de que se trataba pero Geraldine lo detuvo un segundo para decirle que había escuchado decir que eran aluxes esperando perder a los viajeros y luego se carcajeo para decir – vamos por un machete e investiguemos, lo más que puede pasar es que sean cazadores y nos den un balazo pero al voltear la luz había desaparecido.

Decidieron entrar a la casa, porque Gustavo tenía miedo a ser picado por algún animal, platicaron un rato y al momento de dormir Geraldine vio en la esquina del cuarto una sombra parecía la de un hombre acechándolos media como dos metros aunque le dio un poco de miedo no dijo nada porque pensaba que se trataba de un efecto de luz.

Al día siguiente que ella despertó vio a Gustavo sentado en la cama con la piel pálida y con una mirada de miedo en los ojos, le preguntó que le había pasado y el respondió que tuvo una pesadilla muy fea en donde una sombra de un hombre estaba en la esquina del cuarto acechando y que había arrastrado a Geraldine hacía la selva y a él lo había golpeado con mucha furia, entonces ella se asustó y le dio las características exactas de donde y como era este ente y se dieron cuenta que los dos lo habían visto.

Un habitante del pueblo los vio y soltó una pequeña sonrisa y dijo- ¿lo vieron verdad ? y ellos dijeron ¿a quién señor? – a Juan del Monte debieron pedir permiso y avisar de su visita para que nos los asustara, él se asegura que cada persona que entra a la selva, no la dañe.

DEJA UN COMENTARIO

¡Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí