Desde niña María Susana vivió con lujos y caprichos que sus padres solventaban.

Agencia
SINALOA.- Es común escuchar de reinas de belleza relacionadas con narcotraficantes, pero no todas tienen el final que tuvo María Susana Flores Gámez (Susy), una morena hermosa de 1.70 metros de estatura que terminó su vida en un tiroteo.

De acuerdo con La Silla Rota, María Susana Flores Gámez, originaria de Sinaloa, era una morena hermosa de 1.70 metros de estatura y estudiante de Comunicación. Su belleza le valió ganar el título de Mujer Sinaloa 2012 en febrero de este año, un concurso organizado a nivel estatal. Pero la carrera de esta joven quedó trunca ese mismo años cuando murió en un tiroteo entre delincuentes y militares, en Mocorito, Sinaloa. Esta es su trágica historia María Susana Flores se acercó al micrófono mientras lucía un vestido negro de lentejuelas. Les mostró a los jueces del concurso de belleza Mujer de Sinaloa la sonrisa y el elegante caminar que después de numerosos concursos desde niña había logrado perfeccionar.

“Mujer, no puedes, por más que te esfuerces, cambiar tu pasado, Pero el día de hoy si puedes elegir cómo será tu futuro“, declaró con dulzura la concursante de 20 años según relata AP.

Los tambores retumbaron y Susana se paseó por el escenario antes de acomodarse en una pose con sus delicadas manos en la cintura y sacudir hacia atrás su larga cabellera castaña.

El público la ovacionó y los jueces parecieron cautivados por la belleza con labios de Penélope Cruz. Poco después, la muchacha era coronada reina del concurso del 2012. De habérsele preguntado a la nueva Mujer de Sinaloa aquel fin de semana de febrero acerca de su futuro, ella habría contestado que quería viajar a concursar a China, competir por el preciado título de Nuestra Belleza Sinaloa, y con suerte por Nuestra Belleza México, quien representa al país en Miss Universo.

Pero Susy, como se le conocía, había elegido también otro rumbo en un lugar donde narcotraficantes y reinas de belleza se mezclan. Su elección resultó mortal. La muchacha sostuvo un romance con un temido mafioso y falleció con un fusil AK-47 en mano, abatida por la metralla de soldados mexicanos. Recibió un balazo debajo del cuello, en la carótida, y se desangró.

A lo largo y ancho de sus paisajes de Sinaloa florecen las hermosas reinas de belleza. El cetro de Miss México ha sido ganado siete veces por mujeres de Sinaloa. Y entre las reinas de belleza y los mafiosos del narcotráfico ha habido una atracción mutua desde que el comercio ilegal de drogas prosperó en el estado. “¿Quieren reinas que no se vinculen con ciertas actividades dominantes o que no se manchen de pueblo? Habría que buscarlas en el cielo”, manifestó Neri Córdova, profesor de una universidad local y autor de La Narcocultura: simbología de la transgresión, el poder y la muerte.

Infancia de lujos

Susy quiso tener la fiesta de quinceañera más espectacular en la historia de Guamúchil y su madre estaba decidida a hacerle realidad su sueño. Le ordenó un amplio vestido hecho a su medida de seda de Shantung, con los hombros descubiertos. La prenda, que se asemejaba al vestido del personaje de Bella de la película de Disney, costó 2.700 dólares, según le dijo a sus amigos. Gámez la llevó a Hawai para que se tomase fotos con pingüinos, volcanes y las famosas granjas blancas de fondo. Los turistas pedían sacarse fotos con la princesita. No obstante, la violencia de Sinaloa haría acto de presencia en su fiesta de 15.

Su padrino en la fiesta debió ser Valentín Elizalde, conocido como El Gallo de Oro, uno de los cantantes de música de banda más populares de Sinaloa. Debía ser él, pero fue asesinado a tiros dos meses antes de la fiesta, luego de un palenque en Tamaulipas, cerca de la frontera con Estados Unidos. Se cree que fue una ejecución ordenada por narcotraficantes, pero el asesinato nunca fue esclarecido. Un soleado sábado de enero del 2007 Susy llegó a la Parroquia Nuestra Señora de Guadalupe de la principal avenida de Guamúchil, escoltada por diez muchachos disfrazados de guardias reales.

Su prima Belyn ha participado en concursos de belleza y al ser ganadora en uno de ellos dijo: “Esto es en memoria de Susy, en honor a ella”.

El novio de Susy también le rindió un homenaje, a su modo. Un mes después de su muerte, los residentes de Guamúchil encontraron 67 mantas en toda la ciudad, el estilo del narco de anunciar algo públicamente. Instaban a las autoridades a investigar la operación en que murió Susy. “La mataron los soldados nomás porque venían con la orden de matarme a mí y no pudieron”, decía una de las mantas. “La muchacha nunca había portado armas, mucho menos detonarlas”.

La fiesta se realizó en un jardín con fuentes y carpas blancas decoradas con candelabros de cristal. Belyn, la prima de Susy, tuvo su primera comunión ese mismo día. La niña estaba azorada al ver tocar a la banda y un cantante entonó un tema escrito especialmente para Susy. Su regalo de cumpleaños fue un sedán de lujo Chrysler 300C blanco de 30.000 dólares. La prensa local cubrió el evento y lo encabezó con el titula: “Como en un mágico sueño”.

Relación con El Cholo

En el 2011, luego de que Susy se enrolase en la universidad, comenzaron a circular rumores de que salía con un estrecho colaborador del Chapo, el principal sicario y traficante de la región de Guamúchil, que conforma casi una cuarta parte del estado. Hay muchos temas tabús en Sinaloa, preguntas que no encuentran respuestas en un estado paralizado por el miedo. Generaciones de residentes han aprendido cuáles son los temas que no se pueden tocar y uno de esos es cuándo y cómo nació la relación entre Susy y Orso Iván Gastelum, conocido como El Cholo Iván.

Robusto, de cabello negro y cejas gruesas, El Cholo es un popular mafioso del Cártel de Sinaloa que luce camisas sin manga y otras prendas hip-hop en vez del característico atuendo vaquero de los narcotraficantes. Había sido capturado en el 2005 y acusado de posesión de armas ilegales, pero pagó una fianza y se escapó. Detenido nuevamente, cumplía en agosto del 2009 una condena a seis años en una celda con refrigerador, internet y televisión satelital –lujos que los mafiosos se pueden dar porque sobornan a los guardias– cuando celebró una fiesta dentro de la prisión a la que invitó a prostitutas y una banda. Imitando a su jefe El Chapo, quien se fugó la primera vez de la cárcel en un camión con prendas para lavar, El Cholo escapó de la cárcel Aguaruto disfrazado de mujer.

Las canciones sobre El Cholo cuentan la historia de un hombre que quiere vengar la muerte de su padre, quien habría sido otro traficante. Un pariente dijo que Susy y El Cholo comenzaron su relación cuando ella empezó a ir a la universidad en Culiacán para estudiar comunicación, la carrera que prefería su madre, y no veterinaria, que es lo que ella quería. Sus amigos cuentan que Susy hablaba poco de su novio. A su amigo de la niñez Alberth Valles le dijo que no podía hablar mucho por razones de seguridad. Valles supuso que el novio estaba involucrado en el narcotráfico.

El Cholo, un treintañero, tenía sus propias razones para mantener el romance en secreto. No solo vivía en la clandestinidad, mudándose de un escondite a otro, sino que se dice que estaba casado.

DEJA UN COMENTARIO

¡Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí