Las gemelas son las únicas visitas aprobadas de Guzmán, pues no han permitido ni una sola vez que Coronel lo visite, hable con él o lo llame por teléfono.

Agencias / De Peso

CIUDAD DE MÉXICO.- Emma Coronel Aispuro, la esposa de Joaquín “el Chapo” Guzmán, se convirtió en un personaje protagónico del juicio de su marido.

De acuerdo con el diario Debate, un testigo la vinculó a la célebre fuga del penal del Altiplano en 2015. En otra ocasión se reveló que su esposo le había mandado mensajes de texto en los que le pedía que escondiera sus armas antes de una redada de la policía.

El día en que testificó Lucero  Sánchez, Coronel y su esposo usaron sacos de terciopelo rojo, al parecer en señal de solidaridad y como un desaire hacia la testigo.

A lo largo de tres meses, los fiscales han llamado a 56 testigos para que describan de manera convincente y exhaustiva a su esposo como un narcotraficante vengativo, un asesino sanguinario y un mujeriego impenitente. Coronel ha asistido a la corte casi todos los días y se ha convertido en una presencia fija, de rostro impasible, siempre sentada en la segunda fila.

DEJA UN COMENTARIO

¡Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí