Llamas fumigan fauna nociva

hace 3 meses
Un conato de incendio en la colonia San Miguel II fue apagado por losmanguerudos, los que ‘perecieron’ fueron cucarachas; ratones y alacranes.

Un conato de incendio en la colonia San Miguel II fue apagado por los héroes de la manguerota luego de que una vivienda de madera y cartón estuvo en riesgo de ser consumida en su totalidad; donde los únicos que ‘perecieron’ fueron cucarachas; ratones y alacranes.

Adrián Puc / De Peso

COZUMEL, Q. Roo.- Un conato de incendio en la colonia San Miguel II fue controlado por elementos del Cuerpo de Bomberos. Los hechos ocurrieron ayer en una vivienda de madera y cartón, donde los vecinos pidieron la intervención de las autoridades correspondientes ya que representa un foco de infección.

Los hechos sucedieron alrededor de las 2:10 de la tarde sobre la calle 19 entre 20 y 30 avenidas de la colonia San Miguel II, donde todo apunta a que un cortocircuito en las líneas de energía eléctrica originó el fuego; se desconoce si hubo un sobrecalentamiento o si algún roedor ocasionó la situación, ya que los vecinos indican que ese sitio es un nido de ratones, cucarachas y alacranes, ya que los propietarios viven entre pura basura.

Al sitio llegaron elementos de Seguridad Pública para acordonar la zona, y los bomberos usaron alrededor de dos mil litros de agua para apagar el fuego y enfriar la casa de madera y lámina.

Una vez que todo quedó controlado, las autoridades se retiraron, no sin antes emitir ciertas recomendaciones al dueño de la vivienda, de nombre Juan ‘N’.

Durante el hecho, los vecinos solicitaron la intervención de las autoridades de Ecología y Salud, pues el sitio es la segunda vez que se incendia y del lugar salen cucarachas y ratones, por lo que es necesario que las autoridades tomen cartas en el asunto.

Un diligenciero acababa de recoger en una tiendita de la colonia Avante 80 mil pesotes, que le quitaron varios ‘roedores’.
A su ‘March’, era harto varo

La conductora de una Toyota RAV4 blanca se pasó el alto del cruce de la calle Primero de Mayo con Crescencio Rejón y ocasionó un embarrón laminero.
La blanca tuvo ‘Toyota’ la culpa

Cerrar