Estuvo rudo el ‘frutazo’

hace 5 meses
Un rudo chófer repartidor de frutas, le propinó tremendo mameyazo a una pareja de motonetos que terminó con las patitas quebradas.

Con las ‘patitas’ quebradas terminó una pareja de motonetos que ayer a la medianoche circulaban sobre la avenida Colosio, pero en el cruce con 35 un chófer de reparto de frutas se voló el alto y los aventó hacia un taxi que pasaba.

Damara Hernández / De Peso

PLAYA DEL CARMEN, Q. Roo.- Piernas fracturadas, lesiones en los brazos y raspones y dolor en todo el tambache se llevó una parejita de motonetos, luego de que el chófer de una troca de reparto de frutas se voló el alto de la avenida 35 con Luis Donaldo Colosio, los impactó con la trompa y los aventó hacia un taxi que iba pasando, dejándolos tendidos.

Fue necesaria la ayuda de ‘curitos’, quienes fueron apoyados por curiosos y testigos pa’ que se los llevaran de volada al hospital PlayaMed, mientras que el ‘chofi’ quedó atorado.

Eran las 12:00 de la madrugada de ayer cuando los teléfonos del 911 sonaron en repetidas ocasiones para dar el reporte de un aparatoso accidente entre una camioneta, una moto y un taxi en dicho cruce.

El conductor de una camioneta Nissan NP300 blanca, engomado SZ-8118-C, transitaba en dirección al norte sobre la avenida 35, y por volarse el alto entre camellones chocó de lleno a una pareja motorizada que iba a bordo de una motocicleta Italika roja, sin matrícula, sobre la vía de preferencia de la Colosio hacia el poniente.

Por la fuerza del impacto y la velocidad a la que iban, la moto salió disparada hacia un taxi que iba junto a ella, un Nissan Tsuru con número 1358 y placas 34-82-TRV, al que casi no le pasó nada.

Eso sí, los más raspados fueron los motonetos, una dama y un caballero que acabaron con las piernas dañadas y camino al hospital para su escaneada de rayos X y ver qué tan fuerte estuvo el trancazo.

Así, el chafirete quedó a disposición de las autoridades para solventar los daños y gastos médicos, ya que los vecinos no dudaron en apañarlo y entregarlo a los ‘tamarindos’ por si se quería ir sin pagar.

Un entenado de Alí Babá huyó despavorido, luego que el dueño del chante donde quería entrar, habló a los azules a gritos.
Huyó despavorido

Un empresario terminó malherido, luego que escapó de una rafagueada por unos 'caones', llegó a Seguridad Pública a pedir apoyo.
Escapó de la rafagueada

Cerrar