Quema de colchones, fuego cruzado, lluvia de piedras y objetos, más de 22 internos heridos fue el saldo de una batalla campal por el control del penal.
Quema de colchones, fuego cruzado, lluvia de piedras y objetos, más de 22 internos heridos fue el saldo de una batalla campal por el control del penal.

Ángel Euán / De Peso

PLAYA DEL CARMEN, Q. Roo.- Lluvia de piedras, escombros y balas cayó sobre los internos del Centro de Retención Municipal, quienes luego de una riña entre bandos rivales desataron una batalla campal que dejó como saldo 22 personas lesionadas y una estela de destrucción en el interior del penal, todo por la lucha de quien tendrá el control del lugar.

Eran las 10:20 de la mañana de ayer cuando se activó el código rojo en el interior de la Cárcel Municipal, luego de que inició una riña entre los presos y los encargados del orden en el sitio pidieron el apoyo de las autoridades.

Tras dicho llamado acudieron al sitio cerca de 200 efectivos de las policías Municipal, Estatal, Ministerial, Federal, además de elementos de la Secretaría de la Defensa Nacional y de Marina, quienes resguardaron el perímetro en espera de que les dieran la orden para ingresar y poner un ‘estate’ quieto a los reos liosos.

Mientras tanto, en el interior del Centro de Retención Municipal se vivía un infierno, luego de que los presos de las Fases 1, 2, 3 y 4 se daban hasta por debajo de la lengua con cualquier objeto que encontraban a su paso; estaba tan ‘caona’ la batalla que algunos internos trataban de llegar a la puerta principal para huir del ‘desmáuser’ y salvar su pellejo, así que los custodios detonaron sus armas de cargo para poner fin al ‘San Quintín’ y desafortunadamente, algunos reclusos terminaron heridos. Después de 45 minutos el numerito fue controlado.

Tras la situación, ‘chillonas’ del 911, Cruz Roja y CostaMed ingresaron al penal para llevarse a 22 internos que resultaron heridos en medio de la lucha encarnizada en la que sorpresivamente salieron a relucir armas de fuego y punzocortantes de manos de los internos.

DEJA UN COMENTARIO

¡Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí