Daniel Izquierdo murió a manos de su compa Rigoberto ‘N’, pues estaban bien ‘pedocles’ echando escopetazos al aire y Dani le dijo “dispárame a mí”.
Daniel Izquierdo murió a manos de su compa Rigoberto ‘N’, pues estaban bien ‘pedocles’ echando escopetazos al aire y Dani le dijo “dispárame a mí”.

Irelis Leal / De Peso

PLAYA DEL CARMEN, Q. Roo.- Solo iba a recoger una gorra y Daniel Izquierdo Córdova perdió la vida, al parecer desangrado por un escopetazo que recibió en el hombro izquierdo, luego de ingerir bebidas alcohólicas con un tal Rigoberto ‘N’, el cual fue su verdugo, ayer en el interior del Rancho Isabella, a unos 10 kilómetros en el fondo de un camino de terracería sobre la carretera federal Puerto Morelos-Playa del Carmen, muy cerca de Punta Maroma.

Eran las 4:00 de la madrugada de ayer cuando la central de emergencias recibió el reporte de una persona herida de bala en un rancho cerca del kilómetro 307 de la carretera mencionada, hasta donde servicios médicos arribaron y esperaron a pie de carretera a que el presunto lesionado llegara auxiliado por algún vehículo, pues la zona es peligrosa para adentrarse; pero minutos después elementos de la Policía Municipal indicaron que ya no había nada que hacer, pues la persona a quien darían los primeros auxilios ya había fallecido.

Al rancho acudieron autoridades municipales, ministeriales y de servicios periciales para encontrar a Bersaín ‘M’, de 50 años, pareja sentimental de Daniel, quien en medio de una crisis informó que durante la noche acudieron al rancho para recoger una gorra y como se encontraron al cuidador, identificado como Rigoberto ‘N’,  se quedaron para echarse unas chelas.

Al calor de las copas, Rigo decidió echar tiros al aire con una escopeta calibre 16, pero Daniel dijo de broma que le metiera un tiro a él, entonces Rigo cargó cartucho y le disparó a la altura del hombro izquierdo, dejándolo herido de muerte.

Ante la desesperación y con tal de defender a su pareja, Bersaín logró quitarle el arma a Rigo y darle un cachazo para que no siguiera disparando, lo cual provocó que el presunto responsable saliera huyendo hacia el monte, perdiéndose en la nada, mientras que Daniel esperaba la ayuda, pero la muerte llegó antes.

En el sitio fue encontrada y asegurada una escopeta vieja, así como tres cartuchos percutidos, mientras que el cadáver de Daniel estaba en una silla debajo de una palapa, por lo que fue llevado a las instalaciones del Servicio Médico Forense (Semefo) para la necropsia de ley.

DEJA UN COMENTARIO

¡Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí