suicida
Roberto Ordaz ya no quiso cumplir más días tras las rejas, y se colgó dentro de la celda del Cereso en la que estuvo desde el 17 de febrero de 2017, purgando condena por robo.

Orville Peralta/De Peso

CANCÚN, Q. Rooo.- El reo Roberto ‘M’, de 33 años, al parecer no aguantó estar dentro del penal como animal enjaulado y durante la madrugada decidió ponerle fin a su condena de forma anticipada al colgarse del cuello.

Este hecho ocurrió cerca de la 1:30, cuando un custodio del Centro de Reinserción Social en su rondín rutinario de seguridad se topó con la macabra escena de un hombre suspendido del cuello con una cuerda en el interior de una celda; hasta donde se supo, se ignoran los motivos que lo orillaron a privarse de la vida.

El presidiario era originario del Estado de México y tenía menos de un año de estar recluido, pues el 17 de febrero de 2017 entró a purgar condena por robo bajo las causas penales 37/2017 y 150/2017.

Agentes ministeriales se encargaron de recabar indicios en el sitio, donde hallaron diversas hojas de papel con varios escritos, además de un cordón de color negro de 1.22 metros de largo.

Roberto, de complexión mediana, tez clara, cabello ondulado corto negro, cara ovalada, frente amplia, cejas semipobladas negras, nariz recta con base ancha, boca grande con labios gruesos y mentón oval, estatura aproximada de 1.69 metros, vestía bermuda floreada y sin camisa; además, como seña particular tenía un tatuaje en el lado derecho del pecho con el nombre de ‘Valeria Jaila’ y en el brazo derecho una cruz.

Los peritos criminalistas chismearon que el cuerpo presentaba un surco en el cuello y no se apreciaban huellas de violencia. El cuadáver fue retirado del penal para ser enviado al Servicio Médico Forense como marca la ley.

DEJA UN COMENTARIO

¡Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí