El sujeto acribillado a las afueras del bar La Marimba respondía al nombre de Orlando Jiménez y era originario de Chiapas, según consta en su credencial del Instituto Nacional Electoral.

Redacción/De Peso

PLAYA DEL CARMEN, Q. Roo.- Un disparo en el cuello y dos más en diferentes partes del cuerpo fueron suficientes para darle ‘cran’ a un sujeto, el cual fue sacado a golpes de un centro nocturno de la colonia Centro, siendo el número 47 en lo que va del año, uno de los más violentos de la década.

La Fiscalía General del Estado (FGE) informó que el ahora occiso falleció desangrado, a consecuencia de un disparo que recibió a la altura del cuello del lado izquierdo, más uno en brazo y otro en hombro izquierdos.

De acuerdo con uniformados de la ‘tira’ Ministerial este sujeto respondía al nombre de Orlando Jiménez Méndez, de 26 años, originario de Chiapas, el cual fue reconocido tras encontrar entre sus pertenencias una credencial del Instituto Nacional Electoral (INE); sin embargo, hasta el momento ningún familiar se ha acercado para reclamar el cadáver.

Los hechos

A eso de las 10:20 de antenoche, a Orlando Jiménez se le ocurrió rajar ‘huaro’ en un centro de sano esparcimiento llamado La Marimba, ubicado en la avenida 45 con calle 1 Sur, donde arribó al mando de su Nissan March blanco, sin matrícula, que estacionó en la esquina, sin imaginar que en el interior se encontraban dos sujetos con los cuales comenzó a discutir.

El ‘pex’ fue que la discusión se salió de control y al salir hubo un forcejeo, pero entre los dos ‘hijoesús’ le dieron un surtido rico de ‘utazos’ mientras le cantaban que ya se lo habían advertido al caer boca abajo uno de ellos sacó una fusca con la que le disparó en dos ocasiones antes de darle el tiro de gracia, para después subirse en una troca negra, en la que huyeron.

El cuerpo de Orlando quedó tendido sobre el pavimento rodeado de harto ‘chamoy’, por lo que las personas que pasaban por el lugar llamaron a los guardianes de la ley.

Al lugar llegaron ‘pitufos’ de las razas Municipal y Estatal, quienes acordonaron el área y pidieron el apoyo de la ‘tira’ Ministerial, cuyos elementos llegaron para buscar indicios; sin embargo, en el lugar no se encontraron casquillos percutidos.

Personal del Servicio médico Forense arribó para levantar el cuerpo y trasladarlo a la morgue; a pesar de los operativos policiales para ubicar a los matones, no hubo detenidos.

Cabe destacar que la actitud de los familiares, al no permitir que fuera trasladado el cadáver para la necropsia correspondiente, podría resultarles contraproducente, toda vez que, para cobrar el seguro de vida, en caso de tenerlo, o algún tipo de indemnización por parte de la empresa donde laboraba, tendrían que presentar un documento legal, emitido por el Semefo, que certifique el deceso del joven de escasos 20 años.

DEJA UN COMENTARIO

¡Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí