El hecho fue planeado

hace 5 meses
Antecedentes

Vecinos platicaron que previamente hubo sicarios checando las cercanías para que todo saliera bien.

Luis Hernández/De Peso

CANCÚN, Q. Roo.- Momentos de verdadero terror vivieron los vecinos de los alrededores de La Palapa del Choky, pues cuando escucharon el tableteo de las armas largas se tiraron al piso para que no les tocara alguna bala perdida de la lluvia de plomo que cayó en el interior de dicho tugurio, en el que dos personas fallecieron y siete terminaron en el hospital con heridas de arma de fuego.

Comerciantes y vecinos de las supermanzanas 229 y 230 escucharon el inconfundible traqueteo de las ametralladoras a eso de las 8:30 de la noche, cuando al menos siete sicarios a bordo de tres naves y una moto llegaron hasta el bar.

Los empleados de los changarros más cercanos se tiraron al piso en el momento en que se desató la balacera (al menos 45 disparos escucharon) y de inmediato se armó un caos en el que no faltaron gritos de dolor, gente corriendo por todos lados y el rechinido de llantas de vehículos retirándose a toda prisa del sitio; minutos después se escuchó el ulular de las sirenas de los cuerpos de emergencias y de seguridad llegando a la escena.

Según algunos vecinos, minutos antes del ataque armado dos tipos a bordo de una motocicleta negra estuvieron dando vueltas por el lugar, primero pasaron sobre la avenida Leona Vicario y luego rodearon la manzana para salir por la calle 53, como asegurándose de que todo estuviera listo para que sus compiches entraran en acción.

Testigos revelaron que de una Chevrolet Suburban blanca bajaron dos tipos, otros tres de una Jeep Patriot blanca y dos más de un Seat negro, mientras que los ‘halcones’ en moto se quedaron a cierta distancia, y luego de los plomazos las tres naves y la ‘plastimoto’ huyeron con dirección a la avenida Puerto Juárez (Talleres).