Entre mujeres y hombres , internos procesados fueron sacados del Cereso rumbo a la capital del estado, donde al parecer dejarán a aquellos que purgan delitos menores y el resto, de alta peligrosidad, serán entregados en diferentes ciudades del país.

Redacción/De Peso

CANCÚN, Q. Roo.- Un sorpresivo traslado de 163 reos entre hombres y mujeres se dio ayer a las 2:05 de la madrugada del Centro de Reinserción Social (Cereso) de Cancún, en la supermanzana 99, rumbo a la Ciudad de Chetumal, fueron llevados en cuatro autobuses, uno de la Policía Estatal y tres más de una empresa privada.

Con más de 60 elementos fuertemente armados hasta los dientes, y aproximadamente 30 patrullas de diferentes corporaciones policiacas como la Estatal, Federal y destacamento canino, así como elementos de la Marina, se llevó a cabo un inesperado traslado de 163 internos procesados por delitos menores y de alta peligrosidad rumbo a la capital del estado.

Según datos extraoficiales harán una escala técnica en Chetumal, donde aparentemente dejaran a los reos que cometieron delitos menores y el resto serán llevados a los Ceferesos de diferentes ciudades de la República Mexicana, donde se quedarán a purgan condena ante la impotencia de sus familiares que aseguran que nunca fueron notificados de dicho traslado.

Con lágrimas en los ojos y con la cara desencajada por la impotencia de no haber sido avisados, varios familiares fueron a despedir a los reclusos y en vano intentaron verlos a través de las ventanas de los camiones, para decirles adiós, mientras eran escoltados por un ‘titipuchal’ de patrullas pegadas como sanguijuelas al convoy.

Al final, entre protestas y reclamos los familiares se acercaron al personal encargado de pegar las listas con los nombres de todos los internos trasladados a las afueras del cereso, para preguntar por qué el director nunca les informó de este sorpresivo movimiento.

DEJA UN COMENTARIO

¡Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí