Dos versiones, una balacera…

hace 4 días
Verciones

Luego del inicio de las investigaciones por la balacera en la Palapa del Choky, en la supermanzana 230, los agentes ministeriales siguen dos caminos para esclarecer este caso ‘macabrón’.

Luis Hernández/De Peso

CANCÚN, Q. Roo.- Dos líneas de investigación siguen las autoridades ministeriales en el caso del ataque a balazos que se registró la noche del miércoles en el restaurante bar La Palapa del Choky, ubicado en la supermanzana 230, donde dos personas murieron y siete resultaron lesionadas.

En cuanto a la primera línea, se cree que el comando que llegó a bordo de, según testigos, tres vehículos (Chevrolet Suburban, Jeep Patriot y Seat negro) y una motocicleta -esta última con la que al parecer ‘halconeaban’ en la zona- tenían la intención de ir directamente contra uno de los fallecidos, identificado como Jonathan ‘N’.

Pero a los gatilleros se les ‘chispoteó’ y dispararon contra la mesa equivocada, donde había clientes que nada que ver con el asunto, por lo que Jonathan al ver que había plomo hasta para llevar, intentó salir corriendo con ayuda de una de las ‘ficheras’, pero los sicarios se dieron ‘color’ y alguien dijo: “ya la ‘cajeteamos’, estos no son” y entonces rafaguearon al que sí era.

Jony, como sus camaradas le decían, cayó al piso convertido en coladera y para rematar los pistoleros le asestaron varios tiros a quemarropa, lo que le arrancó la vida de manera instantánea, a su costado cayó muy malherida la ‘edecarne’ que intentó ayudarlo, con múltiples disparos en toda su torneada humanidad.

Los ‘ministeriosos’ tienen datos que apuntan a que Jonathan tiraba de forma independiente ‘porquerillas’ en el interior de dicho congal, por lo que los malosos fueron tras sus huesitos, ya que según con anterioridad le habían pedido por “las buenas” que se alineara a un grupo delictivo.

Segunda versión

La Vicefiscalía de la Zona Norte también maneja una segunda línea de investigación, en la que el grupo de siete sicarios llegó fuertemente armado con ametralladoras y las accionó contra el bar como medida de presión para el cobro de derecho de piso.

Ya que según información obtenida por los hijos de su P.M. (Policía Ministerial), hace algunos días los sicarios llegaron para pedir el respectivo pago por la “seguridad”, pero el encargado dijo que él no sabía nada y el dueño no se encontraba, y tras repetidas visitas, los gatilleros se hartaron de recibir un no como respuesta, por lo que tomaron la decisión de que el plomo hablara; sin embargo, esta como la primera versión hasta el momento no han sido confirmadas de manera oficial.

Por estos crímenes las autoridades ministeriales iniciaron la carpeta de investigación 13/2018, por homicidio y lesiones en contra quien o quienes resulten responsables.

Frente a un hotel de la Zona Federal Marítima acabó tirada una 'doñita', debido a un ataque en sus 'patitas'.
Calambre con final feliz

José Guzmán conducía su Toyota sobre la calle 37 en sentido contrario, lo que ocasionó que al llegar al cruce con la 60 le diera un llegue al taxi de Cornelio Rodríguez, pero al tratar de evitar el choque perdió el control de la troca y terminó sobre la banqueta.
Banquetazo se acomodó

Cerrar