El domingo en la noche una doñita dejó estacionada su nave frente al edificio donde vive, pero durante la madrugada un claxon la despertó, pues un rulero estaba alertando que había un incendio.

Redacción / De Peso

CANCÚN, Q. Roo.- Como asador de fiesta dominguera terminó un carrito ayer en la madrugada, cuando aparentemente de la nada empezó a incendiarse, luego de que su dueña lo estacionó frente al edificio donde vive en la supermanzana 48, hasta donde ‘doña justicia’ hizo presencia para controlar el ‘pex’.

Alrededor de las 4:20 de la madrugada, un ruleterco que pasaba por la zona se dio ‘tinta’ que del motor de un Chevrolet Matiz blanco, placas URP-640-E, estaba saliendo bastante humo, así que empezó a tocar el claxon de su ‘cochinito’ y gritó como desesperado para que apareciera el propietario del ‘carrito antorcha’.

Al poco rato apareció una damisela quien dijo llamarse Yomira ‘N’, dueña de la nave, la cual estaba reduciéndose a cenizas; la mujer comentó que poco antes de las 9:00 de la noche llegó a su chante para hacer la ‘meme’, así que estacionó su nave donde siempre y aseguró que no había tenido ninguna falla mecánica.

Tras el reporte al número de emergencias y que los ‘matutes’ confirmaron que era neta que un carro se quemaba, se solicitó la presencia de los bomberos, los cuales llegaron en ‘fa’, pero bajaron como en cámara lenta y ‘sepsis’, para sacar sus cosotas gruesas, largas y húmedas, esas que llaman mangueras pa’ iniciar la chamba de tirar chorros de agua.

Luego de unos 25 minutos, los ‘bomberawers’ se retiraron de la zona dejando todo bajo control, pero se supo que el carrito blanco pasó a ser entre gris y negro, pues se consumió un 80 por ciento de su totalidad, así que Yomi mencionó que aplicaría su seguro para que le resolvieran el ‘pex’.

DEJA UN COMENTARIO

¡Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí