Testigos dijeron que el taxista no le dio paso a la unidad policiaca y chocaron, producto del impacto esta última se proyectó contra un muro y aplastó a un albañil.

Redacción / De Peso

CANCÚN, Q. Roo.- Agentes de la Policía Estatal que acudían al reporte de un supuesto motín en el Cereso de la ciudad, protagonizaron tremendo accidente en el cruce de las avenidas Oaxactun con calle 10, en la supermanzana 95, donde impactaron dos automóviles y apachurraron a un ‘maistro’ de la cuchara grande que se encontraba ‘camelleando’ afuera de un domicilio.

Ayer las 3:00 de la tarde, la patrulla 12084 de la Policía Estatal, Chevrolet Silverado, matrícula TR-192-A4, que conducía Luis Alberto Casango Naranjo con la chancla hasta el fondo sobre la calle 10 haciendo escándalo con la sirena y sus torretas como árbol de Navidad.

Pero al llegar al cruce con Oaxactun, al martillo que conducía el marranito rodante 3122, Pontiac Matiz, engomado A6-08-TMD, le valió tres costales de estiércol la emergencia y al tener preferencia vial no le cedió el paso a la patrulla, por lo que fue impactado de manera brutal por la ‘julia’ de los ‘pitufos’.

Por el ‘maderazo’, la patrulla salió rebotada sin control y se proyectó contra el Volkswagen Vento rojo, láminas UTS-459-D, que se encontraba estacionado, y en una ‘gachada’ del destino o un capítulo de la serie mil maneras de morir, la unidad policial se fue directo hacia donde se encontraba trabajando Pedro Simón Rivera, quien fue aplastado contra la barda de un predio, donde se abrió un enorme boquete que ya no podrá reparar debido a que para cuando llegaron los paramédicos el maestro albañil ya se encontraba esperando el pase de lista de San Pedro.

De inmediato, el lugar se llenó de chismosos que ‘vomitaron’ que los responsables eran los policías; el taxista se dio a la fuga y el patrullero fue detenido y puesto a disposición de las autoridades ministeriales en lo que se realiza el deslinde de culpas.

DEJA UN COMENTARIO

¡Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí