Una versión de los hechos sugiere que un pedazo de trapo se trabó en una de las patas de hule de la Italika blanca con rojo.

Redacción/ De Peso
CANCÚN.- Un motoneto se despachó solito al otro barrio, ayer a las 8:30 de la mañana, cuando salió disparado de su ‘corcelito’ de lata en las inmediaciones de la supermanzana 94, donde según las lenguas viperinas el exceso de velocidad y un pedazo de trapo, confabularon en contra de este individuo para que terminara tomando la mano de la huesuda, para no volver jamás.

Armando González Marín le pisó duro al acelerador de su ‘dos ruedas’, y por correr en ‘tinga’ loca sobre la Ruta 4, luego de pasar la calle 109, en la Supermanzana 94, perdió el control y ¡zas! salió disparado por los aires luego de derrapar con su ‘mulita’ patas de hule.

Una versión de los hechos fue que el tipo, tuvo la mala suerte de que un pedazo de trapo se trabara en una de las llantas de su Italika blanca con rojo, placa VPK2G, y por el exceso de velocidad ocurrió el accidente. Del fuerte impacto el hombre ‘azotó’ gachísimo y aunque traía el casco puesto no pudo evitar golpear el rostro contra el pavimento.

Otros juraron por el ‘osito panadero’ que el tipo después de azotar en el piso aporreó la cabeza contra la guarnición central por eso la ‘luz’ se le apagó en un dos por tres. Los asustados vecinos pidieron el apoyo de los cuerpos de emergencia y en ‘fa’ llegaron los ‘angelitos naranjas’ de la 911, pero a estos les tocó dar la mala noticia al confirmar que el sujeto ya no contaba con signos vitales.

El lugar fue cerrado a la circulación y ‘tranchos’ se encargaron de tomar conocimiento del accidente, más tarde el cuerpo fue identificado por un familiar, pero fue el agente del Ministerio Público, quien se encargó de ordenar el levantamiento del cadáver.

DEJA UN COMENTARIO

¡Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí