Los ‘polipanzones’ aseguraron una mochila que estaba sobre una banca, muy cerca del ‘morido’.
Los ‘polipanzones’ aseguraron una mochila que estaba sobre una banca, muy cerca del ‘morido’.

Luis Hernández / De Peso

CANCÚN, Q. Roo.- Como coladera quedó un gordito ayer en la tarde, luego que un par de maloras con fusca en mano, le echaran plomo hasta el hartazgo. Por lo menos fueron 10 balazos, para después huir en completa calma ante la mirada atónita de los asustados vecinos de la supermanzana 510, quienes por más que lanzaron un grito de ‘autzilio’ al 911, no pudieron ganarle a la huesuda, la cual resultó ser más rápida que los socorristas.

A eso de la 1:50 de la tarde de ayer, dos tipos llegaron a ‘patrulla’ a un ‘chante’ de la región mencionada, para dispararle por la espalda a un sujeto identificado como Pedro Alberto Hernández Masa, a quien agujerearon con plomo, dándole en el tórax y en la ‘chompeta’.

Finalizada su macabra misión los emisarios del mal huyeron con dirección a la avenida México, dejando al occiso sobre un charco de sangre.

Los asustados vecinos le echaron el pitazo a las nenorras del 911 para reportar lo sucedido entre lágrimas y mocos. En ‘tinga loca’ arribaron los pitufos municipales quienes confirmaron el hecho vilento y pidieron el paro a los ‘cruzrojos’, los cuales solo confirmaron que el ‘vato’ ya había partido con ‘san piter’.

Agarraditos de la mano hicieron su aparición los ‘ministeriosos’ para recoger los casquillos percutidos calibre .9 milímetros, para ponerlos al resguardo de los peritos de la Vicefiscalía. Mientras que los ‘muerteros’ levantaban el cuerpo sin vida y así poder trasladarlo a su nidito.

Junto al cadáver se encontraron varias latas de ‘graciela’, pero no se confirmó si el ahora ‘morido’ estaba rajando trajo cuando fue sorprendido tan ‘gachamente’.

DEJA UN COMENTARIO

¡Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí