Trascendió que el hombre estaba en el interior de su vivienda ubicada sobre la calle 139, donde un empistolado lo roció de plomo con un arma larga y lo mandó al otro barrio en un abrir y cerrar de ojos.
Trascendió que el hombre estaba en el interior de su vivienda ubicada sobre la calle 139, donde un empistolado lo roció de plomo con un arma larga y lo mandó al otro barrio en un abrir y cerrar de ojos.

Redacción / De Peso

CANCÚN, Q. Roo.- Una decena de plomazos de arma larga recibió un don que se encontraba en el corredor de su chante, ubicado en la supermanzana 99, donde la muerte llegó a bordo de una motocicleta verde para descargar el contenido de una arma larga calibre AR-15, ayer a las 4:30 de la tarde.

Vecinos de la calle 139 se asustaron al escuchar el rugir de un fierro ‘tiraplomo’ en ráfaga y después un rechinar de llantas, por lo que rápidamente los chismosos salieron de sus jacales para averiguar qué ‘pedros’.

Los curiosos se dieron ‘tinta’ de que un don conocido como ‘El Negro’ se encontraba en el piso destrozado por los proyectiles de arma de fuego, además que sobre dicha calle se encontraba un reguero de casquillos percutidos de arma larga calibre .223.

Por tal situación, corrieron el pitazo al número de emergencias 911, para que enviarán a los ‘cuicos’ municipales y su infaltable cinta amarilla, los cuales arribaron varios minutos después y tras corroborar el reporte, pasaron el chisme a los paramédicos de la Cruz Roja.

A la llegada de los ‘ponecuritas’, quienes nomás le echaron un ojo al sujeto baleado y dijeron que ya se encontraba saludando de beso y abrazo a San Pedro, por lo cual la zona fue acordonada a varios metros de distancia, con el fin de preservar la escena del crimen.

Posteriormente, peritos criminalistas arribaron al sitio para tomar fotografías y levantar el ‘kilo’ de casquillos, para finalmente trasladar el cadáver al Servicio Médico Forense, donde realizarán la necropsia de rigor.

DEJA UN COMENTARIO

¡Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí