¿Intento de rescate?

hace 6 meses
Intnetó de rescate

Según las lenguas viperinas, ayer dos tipejos llegaron al Hospital General, dizque ‘abogángsters’ de los baleados en la avenida Tulum; pero como no los dejaron pasar, amenazaron con ir por refuerzos y regresar para llevárselos.

Orville Peralta/De Peso

CANCÚN, Q. Roo.- ‘Milicos’ de la Sedena, ‘polis’ de la Secretaría Municipal, ‘azulejos’ estatales y ‘poliministeriosos’ de la Vicefiscalía reforzaron la vigilancia en el Hospital General Dr. Jesús Kumate Rodríguez, por amenazas de un posible rescate de uno de los baleados el jueves pasado en la avenida Tulum y quien se encuentra en el interior del nosocomio.

El ‘desmóder’ se armó a la 1:00 de la tarde, cuando soplaron a las orejas de las autoridades el rescate de uno de los vatos hospitalizados; fuentes al interior de la clínica sopearon a las fuerzas federales que durante la mañana dos sujetos se identificaron como abogados del lesionado y pretendían verlo.

A estos tipos con cara de pocos amigos se les notificó que personal médico y familiares plenamente identificados son los únicos que tienen permiso para acercarse a los heridos, situación que incomodó a los supuestos ‘abogángsters’, a quienes no les quedó más remedio que pintarse de colores, no sin antes decir de su ronco pecho ‘¡okey, maguey, vamos por refuerzos, al rato venimos por ellos!’.

Como el ‘mello’ no anda en burro, se dio el pitazo a las corporaciones de todos los colores y sabores, y las medidas de seguridad en el hospital se reforzaron con la presencia de elementos estatales, municipales e incluso de la fuerza militar; estos últimos se apostaron en puntos estratégicos ante la posibilidad de la presencia de gente malora y pesada.

Entre si eran peras o manzanas, el hospital se mantiene bajo estricta vigilancia, aunque no se sabe cuánto tiempo estará así.

No hay nada, dice

Por su parte, el doctor Ignacio Bermúdez, director del Hospital General, negó que ahí se haya suscitado una situación extraña, mucho menos un intento de rescate, esto muy a pesar de la evidente presencia de las fuerzas castrenses, municipales y estatales que reforzaron la vigilancia en el nosocomio.

Lesiondo
Quedó irreconocible

Materiales
¡Qué feo ‘es-tubo’!

Cerrar