Inicio Quintana Roo Cancún Fantasma evitó que fuera violada en la 259 de Cancún

Fantasma evitó que fuera violada en la 259 de Cancún

El ente la atemorizó para que ella tomara otra ruta a casa y evitará ser la víctima de violación.

Redacción/ De Peso
CANCÚN.- El siguiente relato lo envió Jenny, de 25 años y habitante de la Región 259, quien dice no creer en fantasmas, pero asegura que estará “eternamente agradecida con ese ente o energía o lo que sea”, que la salvó esa noche de ser violada.

Todo ocurrió cuando ella tenía 21 años, esa noche regresaba del trabajo en el camión de la Ruta 14 y entrando a Villas Otoch Paraíso se acordó que no tenía nada para cenar en casa, así que se bajó en el Oxxo para comprar.

Dicha tienda se encuentra a unos 10 pasillos de su hogar, pero al ser las 11 de la noche, un horario que ella consideraba “no tan tarde”, se armó de valor para caminar.

“Yo iba lento, cargando una bolsa con huevo, jamón y tortillas de harina, como a la mitad del camino a casa, algo me decía que volteara atrás, lo hice y alcance a ver un hombre todo vestido de negro que se escondía en el pasillo anterior, lo que más me impactó era su altura, realmente parecía ser una persona enorme de más de 2 metros”.

La joven caminó más rápido en busca de ayuda y a lo lejos vio a unos sujetos, pero ella no sabía qué hacer, “no sabía si ellos eran buenos, o eran parte del que me seguía, no sabía si acercarse a ellos o meterme por el siguiente pasillo”.

Decidió corre hacia el grupo de jóvenes, pero justo antes de llegar al pasillo donde estaban, vio que del pasillo salió el sujeto que la seguía, no cabía duda de que era él, estaba vestido de negro y comparado con los hombres a los que ella se dirigía a pedirles ayuda, realmente era muy alto.

“Yo me frené de golpe, dejé de correr y estaba sólo a dos pasillos de llegar. El sujeto enorme estaba parado frente a ellos, pero parecía que ellos no lo veían y tampoco me veían a mí, sólo yo lo veía, el miedo me dejó muda y sin poder moverme, fue entonces que el hombre alto estiró su brazo indicándome que debía meterme por ese pasillo y no llegar hasta ellos, en cuanto reaccioné corrí por el pasillo más cercano, alejándome de todos y agarrando una nueva ruta para llegar a casa”.

“Llegue en cuestión de segundos porque no paraba de correr, esa noche no pude dormir, seguía con miedo”.

Jenny cuenta que una hora después de que llegó a casa comenzó a escuchar muchas patrullas en los alrededores, pero fue hasta el día siguiente que sus vecinos le contaron que una mujer había sido violada alrededor de las 12 de la noche, justo por el pasillo por el que ella quería pasar, y que el “ente, o fantasma, o ángel, o lo que sea” impidió que lo hiciera.

Ella cree que de haber pasado por ahí, pudo ser ella la víctima de violación y por eso siempre le estará agradecida a ese fantasma alto y aterrador.

DEJA UN COMENTARIO

¡Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

- Publicidad -

LO MÁS LEÍDO