El vicio lo mató

hace 6 días
Integrante del ‘escuadrón mortal’ empinaba el codo en la azotea de un chante, pero perdió el equilibrio y cayó desde ‘maomeno’ cuatro metros al suelo de donde ya no se levantó.

Integrante del ‘escuadrón mortal’ empinaba el codo en la azotea de un chante, pero perdió el equilibrio y cayó desde ‘maomeno’ cuatro metros al suelo de donde ya no se levantó.

Orville Peralta / De Peso

CANCÚN, Q. Roo.- Ayer a las 8:00 de la mañana, elementos de la ‘cuicada’ Municipal se asomaron a un chante de la colonia El Pedregal, donde les pasaron el dato sobre el deceso de una persona, más tarde las autoridades ministeriales se encargaron del asunto.

De este caso se supo que fue un sujeto, al parecer del ‘escuadrón de la muerte’, quien estaba rajando trago cuando se desplomó, según de una azotea y al momento de aporrearse gacho ya no despertó.

Esto sucedió cuatro kilómetros adentro de la lejana colonia y los ‘curitos’ de la Cruz Roja, fueron advertidos del incidente, pero al revisar al sujeto solo les tocó dar la mala noticia de confirmar el deceso de dicha persona.

Al lugar llegaron los agentes municipales, quienes minutos después solicitaron la presencia de los ‘ministeriosos’; cuando estos llegaron tomaron conocimiento e inmediatamente pidieron a los agentes del ‘emepé’ que se hicieran cargo.

Ahí se entrevistaron con la hermana del ahora occiso, Elsy María Borges Cauich, de 52 años, quien comentó que su carnal respondía al nombre de José Humberto Borges Cauich, de 49 años, quien según tenía problemas con el ‘chupe’.

Doña Elsy soltó todita la sopa y comentó a las autoridades que José hace años había sido ingresado al Hospital General por padecer abstinencia y deshidratación moderada, donde estuvo internado por nueve días.

El caso es que ayer en la mañana llegó su cuñada y le comentó sobre la recaída de José, pues desde una noche antes estaba empinando el codo.

Los peritos investigaron desde dónde cayó el finadito, y supieron que fue de una altura de cuatro metros aproximadamente; lo ‘pior’ de todo fue el ranazo que se llevó Pepe en la jeta, perdiendo así la vida en un abrir y cerrar de ojos.

Elementos del ‘emepé’ más tarde ordenaron el levantamiento del cuerpo y su envío al Semefo para la necropsia de rigor.

Como estuvo ‘chupando chela’ desde la mañana, Elio López tenía el cuerpo tan ‘anestesiado’, que no sintió cuando cayó
Ni ¡ay! dijo

El conductor de un Volkswagen Vento salió sin precaución de la Zona Arqueológica y se dio un ‘mameyazo’ contra un Nissan Tsuru, por lo que los dos conductores tuvieron que ser sobados por los ‘curitos’.
‘A-Ventó’ el metal

Cerrar