Enigmas: encuentran “muñecos vudú” en un cateo

hace 2 meses
Enigmas: encuentran “muñecos vudú” en un cateo

Varias imágenes de la santa muerte y de muñecos vudú vio el policía cuando cateaba una casa.

Jorge Moreno/De Peso
MÉRIDA, Yucatán.- Recientemente, platiqué con un policía de la Secretaría de Seguridad Pública, que me comentó que es “muy valiente” para cosas relacionadas con su trabajo, pero “miedoso” en el tema paranormal:

“He estado en cateos violentos, en operativos, en pleitos con bandas, en disturbios con armas de fuego y soy muy valiente, siento una adrenalina que me hace seguir adelante con mi trabajo aunque sea peligroso, pero por curioso que sea soy muy ‘sacatón’ con lo que es lo paranormal y la brujería.

“Hace poco más de un año estuvimos en un cateo en una casa de un vendedor de drogas y mientras mis compañeros temían que hubiera gente armada allí, a mí lo que me dio miedo fueron las imágenes de la santa muerte que habían en la sala y sobre todo unos muñecos vudú que estaban en uno de los cuartos.

“Creo que el dueño de la casa, aparte de narco, era hechicero porque habían varias cosas relacionadas con brujería: líquidos raros, pócimas y sobre todo esos muñecos que tenían fotos de personas en la cara; le tomé dos fotos, pero mi esposa me recomendó que las borre por temor a cargar algo.

“La verdad se sentía una vibra muy fuerte y extraña ahí, me empezó a doler la cabeza el rato que estuvimos y ya cuando salí, como por arte de magia, se me quitó. A eso sí le temo mucho, pues sé que la brujería es mala y se puede cargar”, acotó.

El policía, quien pidió permanecer en el anonimato, señaló que conoce al colega del cual hablamos hace casi tres años en esta sección, es decir, la persona de la Academia de Policía que leía las cartas del tarot a sus compañeros, además de que interpretaba sueños y hasta sabía de vudú:

“Conocí a ese gallo, la verdad era un máster para esas cosas del esoterismo, supe que hace poco se dio de baja y se fue a radicar a Veracruz, pues tenía familia allí; de hecho, a raíz de que publicaron su caso en De Peso fue como me enteré de las historias que publican y siempre quise llamarles para platicarles casos, pero nunca me dio tiempo.

“También recuerdo lo que le pasó a uno de nuestros compañeros hace ocho años, se había pasado a trabajar en la Municipal y se encontró con un muñeco y una flor con alfileres en uno de los accesos del mercado Lucas de Gálvez en el Centro Histórico, pero él empezó a insultar y pateó los objetos, pues dijo que eran tonterías…

“Para no hacerles larga la historia casi le tuvieron que amputar la pierna porque se le empezó a engangrenar sin motivo aparente; los doctores no le buscaban remedio, tuvo que ir con un santero en Tzucacab, ahí lo curaron y pudo trabajar de nuevo, pero desde eso dejó de burlarse”.

Por cierto, señala que tiene una medalla de San Benito personalizada para protegerse: “Algo muy común entre los compañeros es usar estas medallas porque dicen que con eso podemos evitar la maldad, tanto de las personas normales y criminales como de brujería, por eso yo duermo con la mía y no me la quito ni para bañarme”, finalizó.