Siempre hay una primera vez

hace 3 meses
Un viajero pasó por su primera vez atorado con una cuenta gorda en un tugurio de mala muerte.

Un viajero pasó el ‘oso’ de su vida, pues luego de reventarse con sus cuates, terminó solo en un tugurio con 420 pesos en la bolsa y su cuenta fue de mil, por lo que empeñó su celular en lo que regresaba a pagar; sin embargo, el chavo confesó que nunca en sus múltiples viajes por el mundo le había pasado algo similar.

Pedro Amador / De Peso

CHETUMAL, Q. Roo.- Por no contar con ‘varo’ suficiente para pagar una cuenta de consumo en el bar Las Primas, un paisano tuvo que empeñar su celuloco para salvarse de una buena ‘madrina’, además pidió ayuda a uno de sus compadres para que lo rescataran del lugar.

Un ‘paisa’ viajero, como de 20 años, acudió con sus nuevos amigos a quienes conoció por internet a varios antros para disfrutar de la noche y al final remataron en el bar Las Primas, ubicado sobre la avenida Maxuxac con Naranjal, donde estuvo muy a gusto departiendo con una que otra chicuela.

A las 4:00 de la madrugada, sus cuates se retiraron y él se quedó solo a seguir la fiesta con una ‘mesera’, a quien según los encargados del bar le invitó dos copas de whisky de 400 pesos cada una, más dos cubos de 100 pesos que él consumió, por lo que su cuenta final quedó en mil ‘varotes’.

La ‘bronquitis’ fue a la hora de pagar, pues solo le quedaban 420 pesos, por lo que los trabajadores llamaron a la Policía, así que antes de que se lo llevaran a las mazmorras municipales, decidió dejar su celular con valor de 15 mil pesos como garantía de que regresaría a pagar.

Una vez arreglado el problema se fue en busca de su ‘cuaderno de doble raya’, quien le ayudó a pagar los 150 pesos del taxi que lo llevó y además le prestó para recuperar su celular.

El chaval viajero, quien se negó a sus cinco minutos de fama, dijo que estaba de paseo por esta ciudad y que nunca antes había tenido un problema similar.

Buen fregadazo se llevó el conductor de un Pointer, quien por no guardar su distancia le dio un llegue a un Tsuru, en la avenida Los Tules.
‘Tules’ diste, ahora paga

José Luis ‘G’ manejaba un Pointer en calles de la colonia Centro, donde al volarse un alto quedó en el camino de un ‘martillo’.
‘Pointer-tar’ al destino

Cerrar