Putrefacta sorpresa en Xcalak

hace 1 semana
Imposible de olvidar: En una lancha encontraron los cadáveres en descomposición de una pareja que murió tratando llegar a EU.

Imposible de olvidar: En una lancha encontraron los cadáveres en descomposición de una pareja que murió tratando llegar a EU.

Redacción / De Peso

CHETUMAL, Q. Roo.- El primero de marzo de 2012, fue un día inolvidable para los pobladores de la comunidad costera de Xcalak. Los pescadores encontraron una embarcación que la corriente arrastró a la costa, al revisarla, descubrieron en el interior los cadáveres en descomposición de una pareja de caribeños, quienes habrían muerto de hambre y de sed en su intento por alcanzar el sueño americano.

En su momento, el ahora ex alcalde de la población enclavada en la Costa Maya y de alrededor de 500 habitantes, Margarito Mayorga, declaró que, por la mañana, pescadores encontraron la barca, de casco blanco con el nombre Fernandito I, a siete kilómetros del muelle, cerca del río Huach.

Tras avisar a la policía, todos en bola se dirigieron al lugar donde se encontraba el bote. Al revisarlo confirmaron que dentro estaban los dos cuerpos sin vida: un hombre y una mujer, ambos con rasgos negroides, con edad entre 25 y 30 años, ambos en estado de descomposición. En los bolsillos del varón los ‘polis’ encontraron monedas y billetes de República Dominicana.

Las autoridades no encontraron documentos de identidad, ni papeles de la barca, la cual tenía ocho metros de eslora, por lo que se presumió que posiblemente viajaban más personas, pero ante la desesperación y la falta de alimentos, prefirieron lanzarse al mar, en lo que pudo ser un suicidio masivo.

Trascendió que los dominicanos perdieron el motor de la embarcación y quedaron a la deriva, sin alimentos ni agua potable.

Agentes del Ministerio Público acudieron al lugar y luego de dar fe del hecho, ordenaron llevar los restos mortales al Servicio Médico Forense (Semefo) de Chetumal, donde, luego de esperar varios días a que los reclamaran, finalmente, fueron inhumados en la fosa común.

En 2008, cerca de Xcalak fueron hallados vivos 11 cubanos que llegaron en una balsa.

En diciembre de 2011 se encontró otro balsero herido, fue atacado por un tiburón que lo mordió cuando trataba de desembarcar procedente de Cuba con otras seis personas, que escaparon tras internarse en tierra firme.