Purgará larga condena

hace 4 meses
Condena

A través de un procedimiento abreviado J.D.O.F. fue sentenciado a pasar 16 años y ocho meses de prisión tras declararse culpable y colaborar en las indagatorias respecto a un asesinato perpetrado en diciembre de 2015.

Jorge Uc / De Peso

CHETUMAL, Q. Roo.- Al declararse culpable y colaborar en el esclarecimiento del asesinato del profesionista Raymundo Maldonado Benítez acontecido en diciembre de 2015, J.D.O.F. fue sentenciado a pasar 16 años y ocho meses en prisión.

De manera oficial se informó que el trabajo coordinado de fiscales, Policía Ministerial y peritos en Criminalística, así como la información aportada por los testigos, un juez del Sistema Penal Acusatorio emitió sentencia condenatoria, a través de un procedimiento abreviado, contra J.D.O.F. por el delito de homicidio.

Se le informó al responsable que deberá purgar en prisión 16 años y ocho largos meses de prisión, 100 días multa y 354 mil 706 pesos por concepto de reparación del daño, por lo que al término de la audiencia fue llevado al reclusorio.

El magistrado determinó llevar a cabo el procedimiento abreviado debido a que el imputado aceptó su responsabilidad y accedió a colaborar con las investigaciones de las autoridades, lo que permitió la identificación de sus cómplices.

Las investigaciones de los ‘cuicos’ ministeriales permitió establecer que a las 8:40 de la noche del 30 de noviembre de 2015, el sentenciado arribó al domicilio ubicado en la calle Carlos A. Madrazo número 35, entre 4 de Marzo y Manuel Pérez Treviño, casa del occiso, a bordo de un taxi Nissan Tsuru, por lo que se recabó la declaración del conductor de esa unidad, que fue factor importante para dar con el presunto responsable.

Luego de convivir con su víctima, J.D.O.F cometió el homicidio en los primeros minutos del 1 de diciembre para robarle diversas pertenencias, utilizando un cable de ventilador y una funda de almohada, además de propinarle varios golpes.

Escapó
Escapó de sus captores

Todita en el mangle quedó la nave de doña Pilar Pulido Beltrán, quien le pisó al acelerador en una curva peligrosa y zas de barrabás.
Curva peligrosa

Cerrar