Pura ‘Farah-malla’ ni eran tantas

hace 4 meses
Abejas

Antonio Farah Ancona sintió ‘mello’ luego de que intentó exterminar unas abejitas en el interior de su vivienda, las cuales se multiplicaron rápidamente, por lo que decidió llamar a los héroes de la manguerota, pero por más que buscaron no encontraron el enjambre.

Pedro Amador/De Peso

CHETUMAL, Q. Roo.- Gran susto se llevó Antonio Farah Ancona, de 35 años, al despertar y ver que un montón de abejas africanizadas se encontraban en el interior del cuarto que renta en la colonia David Gustavo Gutiérrez, por lo que procedió a matarlas con un insecticida en aerosol, pero como cada vez aparecían más pidió ayuda a los bomberos, ayer a las 6:20 de la mañana.

Muy temprano los bomberos izaron velas y dirigieron el timón de su camión a la calle Laguna de Bacalar entre Benito Juárez y Corozal, donde fueron recibidos con los brazos abiertos por Toño, quien les indicó el lugar donde las abejas pretendían vivir sin pagar renta.

Los ‘tragafuegos’ encontraron varios de los insectos pegados en la pared, los cuales fueron exterminados con agua dabanosa; sin embargo, no encontraron el nido ni a la abeja reina, por lo que llegaron a la conclusión de que estaban de paso y apenas estaban en busca de un lugar donde establecerse.

Los ‘bomberawers’ buscaron el nido de las abejas por los alrededores y en el jardín, pero no lo encontraron, por lo que tras darles ‘matarile’ a las que se habían metido al cuarto de Toño, se retiraron del lugar, no sin antes darle la indicación de volverlos a llamar en caso de que regresaran a molestarlo.

Lesionado
Dolorosa bienvenida

Macheteado
Tras el responsable del macheteado

Cerrar