bacalar
Muchos de los delincuentes detenidos tienen antecedentes en la zona norte del estado, y por eso la ‘ley’ se mantiene alerta.

Redacción/De Peso

CHETUMAL, Q. Roo.- La migración de los delincuentes hacia el municipio de Bacalar preocupa y es objeto de análisis, sobre todo para la Dirección de Seguridad Pública municipal, a pesar de que registraron baja incidencia delictiva en 2018.

Carlos Briceño Villagómez, director de Seguridad Pública y Tránsito de Bacalar, dijo que uno de los fenómenos que han detectado en últimas fechas, es que muchos de los delincuentes detenidos tienen antecedentes en la zona norte del estado.

De acuerdo con el Semáforo Delictivo, en los últimos dos meses del año 2018 (noviembre y diciembre), la incidencia de delitos se mantuvo en números bajos, colocando el semáforo en verde, incluso por debajo de la media estatal, como uno de los municipios con pocos delitos considerados de alto impacto.

En cuanto al delito de homicidio, tanto en 2017 como en 2018, no se presentó caso alguno en octubre, noviembre y diciembre.

Briceño Villagómez consideró que la incidencia básicamente se enfoca en los casos de violencia familiar, aunque muchos no son turnados ante el Ministerio Público, las personas permanecen 36 horas detenidas como faltas administrativas.

“El único problema que tenemos a diario es el de violencia familiar, muchos de estos casos están relacionados con el consumo desmedido del alcohol”, dijo.

En 2018 la Dirección de Seguridad Pública consignó al menos 33 casos ante el Ministerio Público, no obstante, el número representó una disminución en relación con 2017, cuando se logró la detención y consignación de 52 personas ante la representación social.

El comandante informó que una de las estrategias a seguir, es continuar con el trabajo en coordinación con la ciudadanía, a través de mecanismos de comunicación directa con los ‘polis’ y seguir en perfil bajo.

DEJA UN COMENTARIO

¡Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí