Eder ‘H’ alias ‘El Lobo’ fue uno de los ejecutados en la capital de Quintana Roo el 19 de abril pasado.

Redacción / De Peso

CHETUMAL, Q. Roo.- Las cinco ejecuciones registradas en el municipio de Othón P. Blanco, dos atentados que estuvieron a punto de pintar de rojo la capital del estado y las ‘alrededor de 12 balaceras en diferentes puntos de la ciudad, demuestran que el cargo de director de la Policía Municipal le ha quedado grande a Osiris de Jesús Ceballos Díaz, quien ha sido señalado de tener nexos con la delincuencia organizada, lo cual salió a relucir tras el asesinato de Eder ‘H’ alias “El Lobo”, miembro de una célula vinculada con el trasiego de cocaína en la frontera México-Belice.

La sangre comenzó a correr desde el pasado 4 de marzo, cuando se registró un intento de ejecución en el fraccionamiento La Conquista, en la comunidad de Calderitas, donde un sujeto identificado como Adolfo R. T. fue atacado por presuntos sicarios, quienes detonaron un arma en cuatro ocasiones, hiriéndolo con rozones de bala en dos ocasiones: el primero en la barbilla y el segundo en el hombro.

Posteriormente, el 19 de marzo pasado, el propietario de un taller mecánico fue ejecutado, pero antes de retirarse los delincuentes le dieron el conocido tiró de gracia, que le reventó la cabeza. Trascendió que los sicarios llegaron a bordo de troca color blanca, bajaron, se introdujeron al taller y le aventaron plomo a quien vecinos conocían como “Geovanny”, de aproximadamente 30 años, estatura mediana y tez clara.

Para el 13 de abril fue hallado un cadáver degollado en una brecha, ubicada en la carretera Calderitas-Oxtankah, por un don que caminaba por el rumbo, cuando iba al monte en busca de un poco de leña para prender su fogón, quien después de reponerse del tremendo susto, avisó a las autoridades.

El 19 de abril se prendieron los focos rojos, pues fue asesinado por una banda rival Eder ‘H’ alias “El Lobo”, miembro de una célula vinculada con trasiego de cocaína en la frontera México-Belice, bajo las órdenes de Zurizaday V. M. alias “El Zuri”; el ‘vato’ fue ejecutado en la colonia Santa María, cuando se encontraba comerciando el polvo de la muerte. En su celular fueron encontrados nombres y direcciones de varios empresarios, políticos y jefes policíacos, y se presume que en él se encontraba el de Ceballos Díaz.

No pasó ni una semana y la delincuencia volvió a cimbrar a los chetumaleños, porque fue localizado el cuerpo maniatado del joven empresario Omar ‘N’, en el tramo carretero Calderitas-Luis Echeverría, el cual vestía un pantalón de mezclilla, el cuerpo tenía huellas de tortura y una herida en el cuello, mismo que había sido secuestrado días antes, y la delincuencia había hecho de las suyas ante la poca capacidad de las autoridades policíacas municipales.

El pasado día 9, F. D. L. iba en un vehículo tipo Ibiza con matrícula UUJ-349-J, a comprar a una tienda de conveniencia, cuando fue lesionado con arma de fuego en el fraccionamiento Sian Ka´an, donde fue confundido con su hermano, quien recientemente había sido amenazado de muerte, lo último fue que el sábado 11 el río de sangre se extendió a Mahahual, donde fue hallado un cuerpo desmembrado, metido en 11 cubetas de plástico en un área de maleza.

DEJA UN COMENTARIO

¡Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí