La acompañante del occiso fue llevada al ‘HospiGen’ por angelitos rojos que la auxiliaron. (Foto: Redacción / De Peso)

Redacción / De Peso
CHETUMAL.-Diversión terminó en tragedia para un joven de 30 años, quien juntó el alcohol, la velocidad y los deseos carnales y los hizo un licuado, cuyo resultado fue la muerte al volcar junto con su compañera de ocasión en el tramo carretero Calderitas-Luis Echeverría.

El mortal accidente ocurrió a eso de las 10:00 de la noche del domingo, cuando J.C.O.M. regresaba a esta ciudad de una fiesta acompañado de una mujer, ambos en estado de ebriedad, a bordo de un Dodge Stratus blanco, placas URW-706-D.

Pero al llegar a la glorieta que desvía al poblado de Laguna Guerrero, debido a que iban discutiendo y al exceso de velocidad, el conductor perdió el control y se salieron de la cinta de rodamiento; el vehículo terminó volteado del lado izquierdo, dentro de la maleza.

La Policía encontró el cuerpo de J.C.O.M. a un costado del vehículo, tendido en el suelo, y ya no contaba con signos vitales; el occiso solo vestía una bermuda negra.

Sentada a la orilla de la carretera se encontraba la acompañante, de tez clara, cabello rubio, corto y lacio, a la altura de los hombros, quien dijo llamarse María ‘N’, de 40 abriles, y que desconocía el nombre de su acompañante por haberlo conocido momentos antes.

La damisela fue atendida por paramédicos de la Cruz Roja y trasladada al Hospital General en calidad de detenida, en lo que se llevan a cabo las investigaciones y el deslinde de responsabilidades.

Peritos de la Fiscalía General del Estado se encargaron del levantamiento del cadáver y lo trasladaron al Servicio Médico Forense para la necropsia de rigor.

DEJA UN COMENTARIO

¡Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí