¡Pasada de ‘Cabrera’ salió!

hace 4 días
Gracias a su segurito salvador Virginia Cabrera no pisó ‘trancholandia’, pues se arregló con el ‘chofi’ del camioncito al que le llegó a traición, nomás porque estaba más interesante lo que pasaba en su ‘celulítico’ que la aburrida carretera a ‘Chetubar’.

Gracias a su segurito salvador Virginia Cabrera no pisó ‘trancholandia’, pues se arregló con el ‘chofi’ del camioncito al que le llegó a traición, nomás porque estaba más interesante lo que pasaba en su ‘celulítico’ que la aburrida carretera a ‘Chetubar’.

Pedro Amador / De Peso

BACALAR, Q. Roo.- Una damisela de muy ‘buenos bigotes’, quien manejaba una glamorosa nave sobre el tramo carretero Bacalar-Buenavista, acabó embarrando la ‘trompa’ en la ‘coliflor’ de un camioncito cargado de tinacos de plástico porque, al parecer, iba distraída con el ‘celuloco’.

En el lugar se supo que apenas el relojito marcaba las 7:30 de la mañana de ayer, cuando Virginia Cabrera Ramírez, de 34 años, conducía su Chevrolet Sonic blanco, gomitas USS-329-E, sobre la carretera 307 con rumbo a Chetumal.

Pero, al llegar a la altura del kilómetro 46+500, se distrajo con su ‘celulítico’, según las lenguas viperinas que se encontraban en el lugar al momento del accidente, por lo que le dio un ‘beso tronador’ a la colita del camioncito International blanco, laminillas 04AA3C, piloteado por Alberto Matus Molina, de 42 años, quien iba a velocidad moderada.

Aunque la doñita clavó el ‘taconsísimo’ en el pedal del freno no logró impedir que su nave acabara con el cofre dañado, así como el parabrisas y parte del motor, entre otras cosas ‘carítsimas’ que su mecánico le cobrará.

¿Y qué pasó con el camioncito?, nada, el golpe le hizo lo que el ‘viento a Juárez’, aunque al  final la doña llegó a un acuerdo por medio de su seguro automotriz; y… ganó una boleta de infracción.

Durante la madrugada de ayer los cancunenses fueron sorprendidos por las lluvias, mismas que se prolongarán hasta el viernes, por lo que se recomendó a la población tomar precauciones.
Amanecieron mojados

negrito
Calculó mal y ¡rayos!

Cerrar