Ni ¡ay! dijo

hace 6 días
Como estuvo ‘chupando chela’ desde la mañana, Elio López tenía el cuerpo tan ‘anestesiado’, que no sintió cuando cayó

Como estuvo ‘chupando chela’ desde la mañana, Elio López tenía el cuerpo tan ‘anestesiado’, que no sintió cuando cayó desde una altura de dos metros, en su chante de la calle Emiliano Zapata, entre Laguna de Bacalar y Bugambilias.

Pedro Amador / De Peso

CHETUMAL, Q. Roo.- Las ‘cheves’ provocaron que Elio López, de 39 años, se pusiera como loco y cayera del segundo piso de su vivienda y terminara con fractura de cadera y traumatismo craneoencefálico.

El relojito marcaba las 5:30 de la tarde de ayer, cuando los ‘curitos’ de la Unidad de Respuesta a Emergencias Médicas (UREM) salieron disparados a la calle Emiliano Zapata, entre Laguna de Bacalar y Bugambilias, pues les reportaron que un paisano azotó gacho desde aproximadamente dos metros de altura.

Al llegar, vecinos del rumbo señalaron con dedo acusador el lugar donde se encontraba tirado Elio López, quien, sin embargo, no se quejaba debido a que estaba bien ‘anestesiado’ por tantas ‘aguas locas’ que tragó.

Se supo que estuvo ‘chupando chela’ desde muy temprano y se encontraba solito en el ‘chante’, debido a que su hermana fue a la tienda de la esquina, por lo que había duda sobre si se lanzó de forma voluntaria o resbaló.

El lesionado fue trasladado al Hospital General para su ‘remendada’ correspondiente.

El conductor de un Volkswagen Vento salió sin precaución de la Zona Arqueológica y se dio un ‘mameyazo’ contra un Nissan Tsuru, por lo que los dos conductores tuvieron que ser sobados por los ‘curitos’.
‘A-Ventó’ el metal

El perfume de la muerte se dejó sentir en la supermanzana 259, dentro de un chante de la calle Palma Senegal, donde el cuerpo de uno de los vecinos estaba colgado y en completo estado de putrefacción.
Delatado por el olor

Cerrar