‘Dinamo-s’ que no la vio

hace 4 días
Espectacular accidente se registró ayer en el cruce de la avenida Maxuxac con calle Naranjal, donde una ‘charrita’ que viajaba en una moto Dinamo se dio tremendo guamazo contra el pavimento, luego de que un ‘ruleterco’ se pasó el alto por los ‘webs’.

Espectacular accidente se registró ayer en el cruce de la avenida Maxuxac con calle Naranjal, donde una ‘charrita’ que viajaba en una moto Dinamo se dio tremendo guamazo contra el pavimento, luego de que un ‘ruleterco’ se pasó el alto por los ‘webs’.

Redacción / De Peso

CHETUMAL, Q. Roo.- En la avenida Maxuxac, una parejita cabalgaba derrochando ‘amorsh’ en el lomo de su ‘caballo’ de metales hasta que fue embestida por un ‘ruleterco’ que se voló un alto de disco y ¡zas, del capataz!, los mandó volar, ayer a las 7:30 de la noche de ayer.

La que se llevó un buen ‘utazo’ fue la pasajera de la moto Dinamo verde con blanco, matrícula RLE7U, quien quedó tirada sobre el pavimento llorando de dolor.

Chismosos de la colonia Proterritorio ‘sopearon’ que la ‘yegua’ motorizada circulaba de poniente a oriente sobre dicha vía y al llegar a la calle Naranjal, el ‘chafirete’ del taxi Hyundai Atos, engomado 12-54-TRZ, número 904, los arrolló tras pasarse el alto por el ‘arco del triunfo’.

Sin tiempo qué perder, los ‘ponecuritas’ de la Unidad de Respuesta a Emergencias Médicas (UREM) llegaron a darle la sobadita que cura a la aporreada ‘jinetita’, a quien le dieron luz verde para que se fuera a su ‘chante’ al igual que al ‘charrito’, quien la libró de milagro.

La ‘chillona’ y sus ocupantes regresaron a su base con las manos vacías, mientras que los agentes de ‘trancholandia’ se encargaron de realizar el deslinde de responsabilidades con los involucrados.

Un motociclista no pudo controlar a su yegua de acero cuando circulaba en el cruce de las avenidas Tepich y Hunabkú, pero una vez que verificó que no tenía ni un huesito roto se levantó y se ‘peló’.
Solo perdió algunos cueritos

A puro cubetazo, los vecinos de la colonia Enrique Ramírez evitaron que una Ford Lobo Tritón, propiedad de A.H.D. fuera devorada por el fuego provocado por la malandrada piromaniaca, que anda haciendo de las suyas en la ‘capirucha’
‘Lobo-lvieron’ a hacer

Cerrar