El accidente ocurrió en el tramo Bacalar-Xul-Ha, donde el don abrió sus ojitos y al ver que se salía de la vía volanteó y volcó su nave.

Redacción / De Peso

BACALAR, Q. Roo.- Don Filiberto ‘N, de 60 años, va a tener que empeñar hasta los ‘chones’, ya que al dormitar volcó la camioneta, propiedad de una empresa particular que da mantenimiento al alumbrado público; por fortuna, resultó ileso del trancazo, pero como la troca no cuenta con seguro, tendrá que pagar los daños y algunas lámparas que se rompieron.

A eso de las 4:00 de la tarde, don ‘Fili’, piloteaba la Nissan de redilas blanca, placas SZ-9283-H, sobre la carretera federal 307 Reforma Agraria-Puerto Juárez, cargada con algunas repuestos de luminarias, cable y otros cachivaches que usa para su chamba, procedente de Playa de Carmen, donde realizó, junto con sus ‘compas’, cambio y mantenimiento del alumbrado público.

El don había trabajado hasta tarde y no descansó lo suficiente, pero las ganas de ver a la familia pudieron más, así que por la mañana se apuró a terminar sus pendientes y se dispuso a viajar hasta Chetumal, pero cuando avanzaba sobre el tramo carretero Bacalar-Xul-Ha, no aguantó más y sus ojitos se le cerraron de volada.

“Me dormí, al despertar me di cuenta de que me estaba saliendo de la cinta asfáltica y di el volantazo, lo que ocasionó que la unidad diera varias volteretas hasta que quedó sobre sus cuatro ruedas en un área de la maleza. Yo salí ileso porque tenía puesto el cinturón de seguridad”, dijo el don.

Don Filiberto mencionó que minutos antes había hablado con su esposa, incluso, llevaba la comida para que almorzaran juntos, pero por un pestañazo ya no pudo llegar a su ‘chante’.

La camioneta fue remolcada al corralón, mientras que los ‘polis’ federales se mostraron buena onda y no lo infraccionaron, ya que consideraron que la deuda que se echó encima y lo golpes que se llevó eran suficiente castigo.

DEJA UN COMENTARIO

¡Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí