Destrozaron vidrios de comercios y hasta de una oficina de policías, además de bandalizar paredes, y prender fuego a diversos artículos.

Redacción/ De Peso
CIUDAD DE MÉXICO.- Lo que presuntamente se trataba de una protesta pacífica en la Ciudad de México que tenía como destino final la Glorieta de Insurgentes, se salió de control y los asistentes terminaron exigiendo un alto a la violencia, precisamente con violencia hacia reporteros, comerciantes y demás personas que no fueran parte del movimiento.

Destrozaron vidrios de comercios y hasta de una oficina de policías, además de bandalizar paredes, y prender fuego a diversos artículos.

 

 

 

DEJA UN COMENTARIO

¡Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí