Al ver de la gravedad de los hechos, llamaron a los servicios de emergencia.

Notimex/De Peso

Dos trabajadores, que fueron contratados para limpiar una fosa séptica en la ciudad sureña de Ticul, fallecieron esta tarde al inhalar gases tóxicos, luego de que destaparon un sumidero sin contar con equipo e implementos de seguridad.

La Fiscalía General del Estado confirmó a Notimex el hecho en el que también resultaron intoxicados, pero con vida, el contratista de la obra y su hijo de 15 años, quien fue llevado grave al hospital de la Secretaría de Salud de Yucatán en Ticul.

Los fallecidos eran padre e hijo, y fueron identificados como Rogelio Puch Puch, de 54 años, y Julio Puch Dzib, de 28.

Con ellos también estaba trabajando Luis Manuel Puch Dzib, de 26 años, hijo y hermano de los fallecidos.

Los tres fueron contratados por Rubén Larios López, de 42 años, quien le prestaba el servicio de limpieza de la fosa a su hermana, dueña del predio donde perdieron la vida los trabajadores.

Los hechos ocurrieron en la colonia San Joaquín de ese municipio, en un predio donde funciona una tienda de abarrotes.

Los trabajadores destaparon la fosa y Rogelio y su hijo Julio se introdujeron sin notar que emanaban gases, hasta que comenzaron a sentirse mal y cayeron a las aguas negras.

Los que se quedaron arriba también comenzaron a sentir mareos y fue cuando el contratista se percató que estaban saliendo gases venenosos, y se alejaron pero ya habían inhalado los gases.

Al ver de la gravedad de los hechos, llamaron a los servicios de emergencia que acudieron al sitio para atender a los intoxicados e iniciar el rescate de los fallecidos.

El contratista fue atendido por socorristas de la Secretaría de Seguridad Pública que lo llevaron a la clínica del Instituto Mexicano del Seguro Social en la misma localidad.

DEJA UN COMENTARIO

¡Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí